Cada banco decidirá si aplica para sus acreditados, las reglas que presentó Hacienda

La Asociación de Bancos de México (ABM) afirmó que las medidas anunciadas la semana pasada por la Secretaría de Hacienda y la CNBV sobre las nuevas facilidades regulatorias para que los bancos apoyen a sus clientes con reestructuras  en el pago de créditos, “no son de carácter gremial ni obligatorio”, por lo que cada banco determinará si ofrece o  las facilidades sugeridas a sus acreditados, dijo el presidente del organismo, Luis Niño de Rivera Lajous.

La circular de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) busca que los bancos disminuyan las mensualidades a pagar mediante reducciones de tasas de interés, quitas a capital o extensiones de los plazos, de igual forma se plantean cambios al reporte de las sociedades de información crediticia (como el Buró de Crédito), que ahora tendrá anotaciones especiales para quienes incumplan con sus pagos y estén en el programa de reestructuras por Covid-19.

Con relación a las denominadas marcas “suaves” que este tipo de reestructuras dejarán en las sociedades de información crediticia, Julio Carranza, vicepresidente de la ABM, indicó que por el momento, las entidades desconocen cuáles serán aquellas que se deberán hacer.

Si bien este nuevo programa no es obligatorio para los bancos, cada institución analizará los criterios de los clientes en problemas y verá cuál es la solución más viable, aunque las instituciones bancarias han señalado que ya han hecho más de lo que señala dicha circular, pero todos los usuarios podrán acercarse a negociar con su banco los planes que más convengan.

“La recomendación es que cuidar el historial crediticio es el tema más relevante para el cliente de la banca en materia de crédito, eso dará seguridad y confianza cuando necesiten acceso al crédito en situaciones posteriores”, dijo Niño de Rivera.

Por otro lado, la ABM rechazó la posibilidad de sacrificar parte de sus utilidades para hacer quitas de capital a los usuarios deudores que se han visto afectados por la crisis económica derivada de la pandemia de Covid-19, como lo propusieron Hacienda y la CNBV.

“No se trata de sacrificar las utilidades de los bancos, se trata de mantener la solvencia de las instituciones bancarias, ese es el punto. No es que ahora los dueños van a regalar dinero porque ganan mucho dinero. Las utilidades de la banca en lo que va de este año se han contraído substancialmente”, señaló el presidente del organismo.

En videoconferencia, reiteró que las medidas presentadas por la autoridad no son obligatorias para las instituciones financieras, puesto que el crédito “es banco por banco y cliente por cliente”.

Explicó que “las quitas es una práctica ancestral de la banca, cuando no hay alternativa es a lo que se recurre, pero tenemos ahora sociedades de información crediticia que dejan en claro la situación del cliente. Con o sin las medidas regulatorias, el acercamiento de clientes y bancos es muy relevante para determinar quién puede y cuánto puede pagar”.

Asimismo, Niño de Rivera Lajous hizo notar que “no pagar capital a un banco es una pérdida para el banco, de recursos que no son propios, que son de los ahorradores, y es muy delicado pensar que las quitas de capital pueden afectar a los bancos cuando hoy somos parte de la solución y queremos seguir siendo.

“Para los bancos, marcar dónde perdieron dinero con los acreditados, es una obligación, en donde se advierte que hubo una situación con un cliente en particular”, explicó.

Niño de Rivera, recordó que la banca, por medio del programa de aplazar el pago de créditos por cuatro o seis meses “pusieron sobre la mesa el 4.5 por ciento del PIB. Esto es, no cobró capital por un billón de pesos, y no cobró intereses por 69 mil millones de pesos. Eso no es un tema menor, no hay otro gremio ni del sector público ni del privado, que haya puesto tanto dinero en la mesa para ayudar a la clientela”.

El presidente de la ABM consideró que ahora viene la solución de largo plazo, y esa misma requiere de una “buena discusión, apertura y consideración de todos los elementos que tenga cada acreditado, persona física o moral”.