Cadena perpetua al Chapo Guzmán

NUEVA YORK, EU.- El jefe de uno de los cárteles más poderosos del mundo, Joaquín El Chapo Guzmán, quien nació en la pobreza en una zona rural de México y llegó a liderar un imperio global de drogas y a acumular miles de millones de dólares, fue hallado culpable de narcotráfico en un juicio en Estados Unidos.

El jurado en la corte federal de Brooklyn halló a Guzmán, de 61 años, culpable de los 10 cargos presentados en su contra. Enfrenta una posible sentencia de cadena perpetua, en un procedimiento que el juez programó para el 25 de junio.

Una de las principales figuras de la guerra de las drogas que han asolado a México desde 2006, Guzmán fue extraditado a Estados Unidos para ser juzgado en 2017 luego de que fue arrestado en México el año previo.

Guzmán se sentó y no mostró emociones mientras se leía el veredicto. Una vez que el jurado dejó la sala, él y su esposa se llevaron las manos al corazón y se hicieron una señal con el pulgar hacia arriba.

Aunque otras figuras de alto rango de cárteles habían sido extraditadas anteriormente, Guzmán fue el primero en ir a juicio en lugar de declararse culpable.

El juicio, que incluyó declaraciones de más de 50 testigos, ofreció una mirada sin precedentes al funcionamiento del Cartel de Sinaloa, que lleva el nombre del estado del noroeste de México donde Guzmán nació en un poblado pobre en las montañas.

La leyenda de Guzmán fue marcada por dos dramáticos escapes desde prisiones mexicanas y por la imagen de Robin Hood que cultivó entre los pobres de Sinaloa.

Los fiscales estadunidenses dijeron que él traficó toneladas de cocaína, heroína, mariguana y metanfetaminas a Estados Unidos durante más de dos décadas, consolidando su poder en México mediante asesinatos y guerras con los cárteles rivales.

Sus proezas como contrabandista, la violencia que utilizó y el tamaño de su negocio ilegal convirtieron a El Chapo en el narcotraficante más famoso del mundo luego del colombiano Pablo Escobar, quien fue abatido a tiros por la policía en 1993.

Los abogados de Guzmán afirman que él fue el chivo expiatorio de Ismael El Mayo Zambada, un poderoso narcotraficante de Sinaloa que continúa prófugo.

En un comunicado después del veredicto, los abogados de El Chapo dijeron que obviamente estaban “decepcionados”, pero que respetaban la decisión del jurado. “Enfrentamos obstáculos extraordinarios y sin precedentes al defender a Joaquín, incluida su detención en confinamiento solitario”, sostiene el comunicado.

Los testigos, que incluyeron a uno de los principales lugartenientes de Guzmán, un ingeniero de comunicaciones y a una ex amante, describieron cómo construyó una sofisticada organización similar a una corporación multinacional, con flotas de aviones y botes, libros de contabilidad detallados y un sistema de comunicación electrónica cifrado que operaba a través de servidores secretos en Canadá. (Reuters)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *