Caen los Wolves y Jimenez

Frente al líder Liverpool

El Liverpool superó al Wolverhampton (1-0) con un tanto del senegalés Sadio Mané y con la ayuda del VAR, que anuló un tanto por un fuera de juego milimétrico al equipo de Nuno Espírito Santo y validó el de los “Reds” tras descartar una posible mano de Adam Lallana.

Después del festival que ofreció ante el Leicester (0-4) en el Boxing Day, los hombres de Jürgen Klopp tenían que verse las caras con un grupo que sólo había perdido un encuentro lejos de su estadio desde el mes de septiembre. Sin duda, se avecinaba un duelo muy áspero.

Sin embargo, para intentar rascar algo en Anfield, Espírito Santo sacó a relucir su vertiente más conservadora. Dejó en el banquillo a sus hombres gol de la temporada y a la sensación del curso, el español Adamá Traoré, que vio el partido junto a suplentes como el mexicano Raúl Jiménez, máximo goleador de los Wolves en la Premier League con ocho aciertos, o Matt Doherty, autor de tres.

El Wolverhampton dejó claras sus intenciones: resistir atrás y salir al contragolpe. Le funcionó 42 minutos, los que necesitó el senegalés Sadio Mané para romper la muralla del Wolverhampton.

Sin embargo, el Wolverhampton dominó casi todo el segundo acto. Sólo le faltó probar al portero brasileño Allison Becker, que sólo tuvo que intervenir a un disparo de Diogo Jota tras un error del holandés Virgil Van Dijk.

Entonces, Espírito Santo utilizó su última bala con la salida al césped de Raúl Jiménez. No tenía nada que perder y sacó a toda su artillería. Y, durante veinte minutos, intentó desesperadamente acercarse a las inmediaciones de Alisson, que respiró aliviado cuando Jiménez, Vinagre y Traoré no acertaron entre los tres palos.