Capitalinos, hartos del encierro, ya no se quedan en casa

Con el semáforo epidemiológico por el COVID-19 en color naranja, a los capitalinos poco les importó el llamado de las autoridades sanitarias a mantenerse en casa y a no invadir las calles de la ciudad de México.
Así, los restaurantes y hoteles, con sólo 30 por ciento de su capacidad, lucieron con buena afluencia el sábado en diversas zonas tradicionalmente sabatinas.
La Secretaría de Turismo local estimó que cerca de 670 hoteles y tres mil 500 restaurantes de calidad turística reabrieron desde el pasado 1 de julio.
El Instituto de Verificación Administrativa (Invea), lleva a cabo recorridos para observar que estos locales apliquen las medidas que se han establecido para que puedan ofrecer sus servicios.
Las medidas y protocolos para su apertura son que estarán al 30 por ciento de su capacidad y a 40 por ciento si se usan espacios abiertos.
También deberán usar ventilación natural; filtros sanitarios de detección de síntomas y toma de temperatura para proveedores y clientes.
No deberá escucharse música; los meseros deberán trabajar con careta y cubreboca todo el tiempo; los manteles y servilletas deberán ser cambiadas después de cada servicio.
Las mesas deberán estar dispuestas en zig.zag a 1.5m de distancia cada una; los menús deberán ser desechables, estar en pizarrones, carteles o electrónicos a través del Código QR, y deberá observarse el uso constante de gel antibacterial, además de fomentar el pago por medios electrónicos.
En cuanto a las medidas y protocolos para la apertura de hoteles están que su operación es al 30 por ciento de capacidad (sin contemplar habitaciones para personal sanitario).
Los restaurantes al interior operarán bajo los lineamientos de ese sector; se mantendrá el cierre de espacios comunes (gimnasios, juegos para niños, salones de fiesta, bares y spas).
La limpieza de recepción, elevadores y espacios comunes será seis veces al día; deberá haber un uso constante de gel antibacterial; deberá haber filtros sanitarios de detección de síntomas y toma de temperatura.
Los elevadores deberán operar al 50 por ciento de su capacidad con sana distancia al interior; deberá haber ventilación natural.
Cabe señalar que tan sólo en Polanco, hay más de tres mil restaurantes, donde se dijo que está prohibido fumar en todas las áreas y poner música.

El sábado fue un día en el que los capitalinos decidieron salir a comer, luego de tres meses de cuarentena o confinamiento.