Comandante Borolas, PIB cero y Bonilla vividor

Apenas 24 horas le duró a Andrés Manuel López Obrador la responsabilidad.

Luego de que el jueves asegurara que ya no iba a culpar a los gobiernos anteriores de los problemas y que se abocaría a resolverlos, porque ya no es tiempo de diagnosticar y ya es su responsabilidad, ayer volvió a las andadas.

Y se fue contra Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, quien le robó el triunfo en 2006 aiga sido como aiga sido y bautizó como El Comandante Borolas, por aquella chamarra militar que le inmortalizó en cartones, caricaturas y memes por quedarle inmensamente grande.

-Calderón declaró la guerra, le pegó un garrotazo a lo tonto al avispero y nos metió en todo esto que estamos padeciendo todavía. No había ni siquiera un plan y en vez de atender las causas, quiso -de manera espectacular- resolver el problema sólo con el uso de la fuerza.

No olvidemos -esto no se dice- que cuando declara la guerra a la delincuencia organizada va a Michoacán, en Apatzingán, que hay mucho calor, así como en Tabasco, es la Tierra Caliente de Michoacán, y va vestido de militar, se pone un chaleco -que hasta le quedaba grande, parecía el comandante Borolas- y ahí declara la guerra.

Y se justificó:

-Lo tengo que estar recordando porque a veces se simplifica demasiado, se piensa que surgió el problema con nosotros; y sí, asumo la responsabilidad que tenemos de garantizar la paz y la tranquilidad, pero ahí están los antecedentes.

Andrés Manuel y Felipe se convirtieron en tendencia, porque el ex integrante del Partido Acción Nacional (PAN) contestó en twitter:

-Hoy se cometen más de 100 homicidios al día, casi el doble que al final de mi gobierno, el cual comenzó a limpiar la casa plagada de animales venenosos. Hoy se les deja crecer porque no distinguen alacranes de abejas. A mí no me queda el saco, a otros el cargo les queda grande.

López Obrador continuará culpando al pasado.

Olvidemos su promesa de asumir ya, cerca del primer año de gobierno, su responsabilidad.

 

Cero crecimiento

Es evidente que el martes, López Obrador ya sabía cómo venía el reporte del Inegi y que corregiría la cifra final del Producto Interno Bruto (PIB) para bajarlo desde 0.1 por ciento a cero.

Su declaración en el foro Banorte, donde reconoció por primera ocasión que el crecimiento es una asignatura pendiente, tal como la inseguridad, así lo demuestra.

-No basta con el combate a la corrupción, con la austeridad, se requiere también que haya crecimiento económico y ésa es la asignatura pendiente, dijo.

Pero tal como sucedió con aquello de que ya no culparía al pasado, ayer volvió a desestimar y a minimizar el reporte de los expertos.

-A nosotros sí nos importa el crecimiento, pero nos importa más el desarrollo porque, repito, crecer es crear riqueza y el desarrollo es crear riqueza y distribuir la riqueza, deslizó.

Y reiteró que abajo, la gente tiene mayor capacidad de compra, más poder adquisitivo, por eso no le preocupa el reporte de crecimiento cero.

López Obrador se guardará todo el fin de semana para afinar su informe que leerá el 1 de septiembre en el Zócalo, incluso antes de entregarlo a la Cámara de Diputados. Por cierto, anoche comenzaron a circular los spots, con la frase “Soy un hombre de palabra” y “No es para presumir”, las frases.

 

Inventan consulta para justificar a Bonilla

Jaime Bonilla Valdez no tiene vergüenza.

No la conoce, es un cínico.

El gobernador electo de Baja California mueve sus piezas, con el apoyo desde el centro de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) para defraudar a la población.

Quiere, a toda costa, extender su mandato de dos a cinco años, sin importarle que los bajacalifornianos hayan votado por un gobernador de dos años.

Y Francisco Kiko Vega, actual gobernador, con los colores del PAN, que tiene el estado desde 1997 cuando Ernesto Ruffo Appel sorprendió al mundo, finge demencia.

Dice que no publica la reforma aprobada por el Congreso que ya se fue –al que cañonearon con hasta un millón de dólares, según acusó el presidente, Benjamín Gómez Macías, que votó a favor- porque no se la envían.

Es tapadera de Bonilla a cambio de protección.

Y Ricardo Peralta, subsecretario de Gobernación, aparece como lo hizo con los diálogos no autorizados -¿alguien lo cree? – con las autodefensas.

Era director de aduanas y Jaime Martínez Veloz, excandidato,

lo acusa de haber intervenido a favor del bonillazo.

Pero en este caso, como en el de las autodefensas, está claro que no se manda solo.

 

Se queda Olga

El diálogo que Olga Sánchez Cordero avaló con los grupos armados, presuntos autodefensas, se acabó.

Así lo ordenó López Obrador.

-La intención era buena, era la pacificación, la intención era llevar empresa e industria a estas zonas, pero vamos a conservar un poquito más la calma.

Ya no, ya no, el presidente ya nos dio la instrucción.

Que no se va

-Por supuesto que estoy más firme que nunca. Estos traviesos adversarios que yo tengo, siempre están diciendo que yo renuncio, celebra.

Olga Sánchez Cordero asegura que estás más completa que nunca.

Y hasta presumió ser amiga del mero preciso y llevarse de a cuartos y piquete de ombligo.

Anoche ya la ponían fuera del gabinete. Ya sabe como son las lenguas viperinas.

 

Vámonos: Sheinbaum insiste en el diálogo con las presuntas feministas.

 

albermontmex@yahoo.es                            @albermontmex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *