Confrontaciones entre expertos por segunda vuelta en foro sobre reforma electoral

RITA MAGAÑA

Foto: Cuartoscuro

En la Cámara de Diputados se llevó a cabo el segundo foro del Parlamento Abierto para la Reforma Electoral, donde expertos y académicos discutieron la posibilidad de que exista una segunda vuelta electoral.

Arturo Ramos Sobarzo, abogado por la Escuela Libre de Derecho, expresó que la segunda vuelta ayuda a superar la carencia de legitimidad, busca evitar o solventar la polarización que puede surgir después de un proceso electoral, así como incentivar el acuerdo político.

Indicó que la segunda vuelta debe verse como una especie de seguro, no debe ser tan gratuita como los modelos suramericanos, ni activarse fácilmente; tiene que ser algo excepcional, establecerse bajo ciertos aspectos y debería ayudar a evitar elecciones cerradas.

“La segunda vuelta no deberíamos copiar de un modelo como los suramericanos que han presentado problemas; no hay instituciones electorales perfectas que solucionen, sino que se requieren ajustes”, subrayó.

Javier Rosiles Salas, doctor en Estudios Sociales y especialista en Procesos Políticos, resaltó que la gente no participa en las elecciones en la medida en que se quiera “una segunda vuelta e implicaría un riesgo”, este mecanismo “no sería conveniente para las condiciones que vive actualmente”.

Precisó que la segunda vuelta no está contemplada en la propuesta de reforma del Ejecutivo Federal y lo que se discute es una reforma al sistema electoral a la manera en cómo se distribuye el poder.

El exdiputado federal y doctor en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Jaime Fernando Cárdenas Gracia, consideró importante discutir todas las iniciativas que se han presentado y afirmó que ninguna institución electoral es neutral, que tienen ventajas y desventajas.

Señaló que en la actualidad el Sistema Electoral funciona bastante bien, pero “hay aspectos que son susceptibles de mejora”.

Sobre la segunda vuelta, dijo no estar a favor de ella “porque no favorece el pluralismo político, no garantiza el voto libre y auténtico por su carácter artificial y porque está entendiendo al sistema político en clave elitista, no es una figura muy compatible con la democracia directa o la comunitaria.

Jorge Aljovín Navarro, consultor político, litigante electoral y diseñador de política pública, consideró que “no es el tiempo ni el momento para hablar de segundas vueltas en nuestro país”.

Aseguró que se deben solucionar los conflictos políticos postelectorales y “lograr que estas segundas vueltas no sean necesarias”, atacar algunos problemas como tener una fiscalización en tiempo real.