Correa y Verlander, arrepentidos

Pero niegan uso de dispositivos por robar señales

WEST PALM BEACH, EU (EFE).- El campocorto puertorriqueño Carlos Correa y el veterano lanzador Justin Verlander mostraron este jueves su arrepentimiento por la implicación en el escándalo del robo de señales que su equipo de los Astros de Houston protagonizó en la temporada del 2017.

Pero a la vez negaron categóricamente que luego utilizasen dispositivos electrónicos bajo sus uniformes para recibir avisos sobre los lanzamientos que les iban a realizar los serpentineros rivales.

“No, no. Eso es mentira”, exclamó Corra al comentar el asunto de las especulaciones sobre los dispositivos. “Lo sabemos 100% como equipo. Y les puedo decir que si estoy mintiendo aquí, pierdo credibilidad. Ustedes me conocen. Quiero decir la verdad cada vez que hablo con ustedes. (Lo de los dispositivos) es falso. Nadie tenía nada puesto. ¿2018? Nada. ¿2019? Nada”.

Pese a desmentir las acusaciones en torno a los dispositivos, Correa sí expresó sumo remordimiento por el escándalo del robo de señales, revelado en una investigación de las Grandes Ligas dada a conocer el mes pasado por el comisionado de las mayores, Rob Manfred.

Dicho informe asegura que en la temporada regular del 2017, los Astros utilizaron medios electrónicos para descifrar las señas de los receptores contrarios y comunicarles a los bateadores del equipo de Houston que tipo de lanzamiento recibirían.

Ese año, los Astros se proclamaron campeones de la Serie Mundial por primera vez en su historia.

“No hay excusa hoy”, destacó Correa. “Estuvimos mal por todo lo que hicimos en el 2017. No es lo que representamos. No es lo que queremos demostrar como organización. Estamos bien arrepentidos”.

Pero también dio su versión sobre el efecto del sistema durante la postemporada del 2017, y en especial en la Serie Mundial ante los Dodgers de Los Ángeles, de la que dijo fue otra historia.

Por su parte, Verlander reconoció que tendría que haber expresado su disconformidad con lo que estaba sucediendo, pero no lo hizo, algo de lo que se arrepentía.

“Una vez que pasó un tiempo y entendí lo que estaba sucediendo, tendría que haber dicho más”, admitió Verlander. “No puedo regresar y revertir mi decisión. Ojalá hubiera dicho más y no lo hice”, puntualizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *