Covid-19 y la gran crisis

Aún no es posible pronosticar cuando se llegará al punto más alto de la curva del covid-19, los casos detectados y decesos siguen en ascenso en prácticamente todos los países del mundo. Lo que no solo amenaza al sistema sanitario internacional sino también la economía y estabilidad social mundiales.
Más de 300 mil casos confirmados con el padecimiento y 16 mil fallecidos son la sombra que oscurece el futuro del orbe, pues aún nos falta mucho por ver y padecer. La esperanza está en el alto porcentaje de infectados que salvan el padecimiento, que salvan la enfermedad, como ya ha sucedido en China, más del 82 por ciento..
Por eso hay quienes ya ponen más atención a los efectos económicos y sociales de esta crisis que a la misma problemática sanitaria, pues pueden llegar a ser más las muertes por los primeros que por la segunda.
Esta pandemia ha puesto en entredicho los sistemas financieros y económicos mundiales con la entrada de una recesión global con la desarticulación de cadenas de producción, estabilidad monetaria, baja producción y desempleo.
Los gobiernos, incluido el de Estados Unidos, no hallan la solución, ni siquiera cómo poder palear el agudo desajuste, que puede terminar por acabar con el orden establecido, sin que se sepa qué pudiese aparecer en su lugar.
Faltan aún por lo menos tres meses para que el mundo pueda decir que superó el punto nodal de la pandemia y hasta entonces poder hacer una evaluación general de los daños provocados, pero tres meses es demasiado tiempo de parálisis económica y de riesgo de convulsión social derivado de las imprescindibles medidas de prevención, confinamiento y sus consecuencias.
México, aun sin los niveles de contagios y decesos de otras latitudes, se sumergirá también en la recesión, sin muchas alternativas para enfrentarla y sobre todo atender a millones de mexicanos que quedaran sin empleo.
Buscar un nuevo orden mundial pudiera ser un camino, si la cooperación entre las naciones impera por encima de los intereses del gran capital que siempre encuentran en las crisis la forma de sacar amplias ganancias y concentrar más la riqueza en sus manos.

SUSURROS
En la oposición política nacional no se escucha ninguna voz congruente con el crítico momento ni tampoco aportadora de elemento alguno para la solución anhelada.
El PAN y el grupúsculo que apoya a Felipe Calderón Hinojosa, sólo denostan y no aportan, porque poco les importa el pueblo solo sus intereses de grupo y los del capitalismo, al que siempre han estado ligados.
El resto de la oposición poco representa, léase PRI, PRD y Movimiento Ciudadano, su lucha es por sobrevivir no por proponer senderos de oportunidad para la sociedad ante una circunstancia compleja, no vivida anteriormente.
¿Hasta cuándo continuará esta ceguera?

Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz
oooOooo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *