Cultura de un pueblo libre

Profesionales y aficionados llenan la Plaza Mayor de Salamanca

Cierran filas para las manifestaciones multitudinarias de hoy

La Plaza Mayor de Salamanca, España, fue el escenario en el que se dio ‘el banderazo de salida’ a las protestas multitudinarias de este sábado en aquel país en apoyo a la tauromaquia.

Miles de personas respondieron al llamado del colectivo ‘Salamanca es Tauromaquia’ y los profesionales del toreo hispano reivindicaron el respeto al sector con figuras de la talla de Enrique Ponce, José María Manzanares, Sebastián Castella, Julián López ‘El Juli’, Miguel Ángel Perera, Paco Ureña, Diego Urdiales, Pablo Aguado, Manuel Escribano, Jiménez Fortes y Cristina Sánchez, como representante de la Fundación Toro de Lidia.

Los diestros salmantinos se sumaron a la causa. Todos los presentes guardaron un minuto de silencio por los fallecidos por la pandemia de covid-19.

Abrió el acto Marco Pérez, alumno de la Escuela Taurina de la Diputación de Salamanca. En sus emotivas palabras aseguró que: ‘La Tauromaquia es mucho más que una manifestación artística. Para mí y para mis compañeros de la escuela es un modo de vida, una manera de sentir, un sueño por el que crecer cada día trabajando muy duro y mejorando como profesionales y como personas’.

 

ENRIQUE PONCE

El maestro valenciano Enrique Ponce emitió importante mensaje: ‘Somos la gente del toro, cultura de un pueblo libre que celebra la vida alrededor de un animal mitológico, con ritos milenarios que nuestra cultura latina ha sabido preservar’.

‘Somos el mundo del toro, somos brutos y sabios, del sol y la sombra, de derechas y de izquierdas. Somos de la calle, de la cuerda y de la plaza.

‘Somos la cultura con la que un pueblo se expresa alrededor de la tradición del toro, cultura que heredamos de nuestros abuelos y transmitiremos a nuestros nietos.

‘Somos la cultura universal que mantenemos viva en un lazo de hermandad pueblos del Perú, de Venezuela, Ecuador, Colombia, Portugal, Francia, México y nuestro país, España.

‘Queridos amigos, reyes y papas han querido prohibirnos en el pasado, les molestaba una cultura que no podían controlar. Pero nunca, nunca pudieron con la fuerza de un pueblo.

‘Nuevos poderosos, en nuevos tribunales de inquisición, pretenden de nuevo prohibirnos. Pero tampoco podrán, porque la cultura no se censura, la cultura no se puede limitar, la cultura no se puede reprimir. La cultura es riqueza, diversidad, rebeldía, conflicto y creatividad. Pero la cultura es, sobre todo y por encima de todo, libre y nos hace libres.

‘¡Viva el toro! ¡Viva el toreo! ¡Viva España!’.