De mil 689 a 16 mil 898 pesos por tirar chicles

Diputados locales propusieron sancionar a quien arroje chicles en la vía pública, para ello se reformaría la Ley de Residuos Sólidos para imponer multas de entre mil 689 pesos y 16 mil 898 pesos a quien arroje goma de mascar a la calle.

Durante la sesión ordinaria de ayer en el Congreso de la Ciudad de México, Teresa Ramos Arreola, explicó que lanzar chicles en la vía pública implica un riesgo sanitario y ambiental, aunado al alto costo por su limpieza, causando un detrimento en la salud de la población y en la imagen urbana. Agregó que México es el segundo país consumidor de chicles a nivel mundial y en este sentido el Inegi señala que en nuestro país se producen anualmente 92 mil toneladas de chicles con un valor de mercado de 420 millones de dólares, por lo que el consumo promedio de los mexicanos es de los más altos en el mundo, después de Estados Unidos.

La legisladora explicó que los mexicanos consumen anualmente 1.8 kilogramos de chicle, equivalente en promedio a 2.5 pastillas al día, y al menos tres de cada 10 personas compran goma de mascar una vez al día.

A su vez, la diputada panista Ana Patricia Báez Guerrero presentó una propuesta para modificar también la ley en comento, pero ahora en su artículo VI e implementar medidas de prevención y reducción de residuos sólidos de manejo especial, así como de residuos peligrosos en los sectores social y privado, evitando así que se generen riesgos a la salud y una mayor contaminación del medio ambiente.

De acuerdo con los datos proporcionados por las legisladoras, tan solo en la calle peatonal de Francisco I. Madero se erogan más de 375 mil pesos para retirar chicles pegados en el suelo. Se calcula que hay más de 200 mil chicles incrustados en el piso de las calles del primer cuadro de la Ciudad de México.

 

NORMAS PARA EMISIÓN DE RUIDO

En tanto, el diputado José Luis Rodríguez Díaz de León, presentó una iniciativa para crear la Ley para la Prevención y Control del Ruido, cuyo objetivo será establecer las bases para prevenir, vigilar y sancionar la contaminación generada por ruido y reducir los daños que se deriven en la salud y el medio ambiente.

La diputada Lourdes Paz Reyes, quien subió a tribuna a presentar la iniciativa, explicó que a través de esta ley se establecerán las normas en materia de producción y emisión de ruidos, además de sonidos que ocasionen molestias a la población, ya sea por la hora, su naturaleza o frecuencia.

El propósito es que las autoridades capitalinas estén obligadas a salvaguardar, promover, respetar y garantizar los derechos de la ley, bajo un enfoque de perspectiva de género, derecho a la salud, al medio ambiente y a la progresividad de derechos.