¡DE VUELTA A LAS SALAS! La reapertura de los cines.

Emii Reynoso

@cameraonwheels

 

Esta semana Cinépolis en su mayoría de complejos abrió sus puertas y nos fuimos a disfrutar la experiencia, acatando todas las medidas de salubridad.

Como todo en estos tiempos, el cine se adaptó a las reglas de la “nueva normalidad” y abrió una vez más sus puertas a todos los cinéfilos que lo pedíamos a gritos en redes sociales.

 

La decisión no fue fácil, las ganas de visitar de nuevo las salas y ver una  buena película eran opacadas con el miedo que todos sentimos de contraer el mortal e invisible virus que vive ahora con nosotros, por lo que después de un buen rato de meditar y recordando las palabras de mi amigo Carlos Sosa, director de la Casa del Cine MX en la entrevista que le hicimos; “no podemos vivir con miedo, vivir con miedo es no vivir”, agarré mi cubrebocas, mi gel antibacterial portatil y me fuí al cine.

Yo soy un usuario de silla de ruedas, por lo que caigo en la población de mayor riesgo, tuve una amarga experiencia con una tienda departamental, donde por medidas de seguridad no se me permitió el acceso. Tomando en cuenta esto, me dediqué a “spamearles” el Twitter a Cinépolis con la misma pregunta: “¿Puede una persona en silla de ruedas hacer el uso de sus instalaciones, y qué debo llevar?”.

 

Tenemos que ser conscientes, no toda la responsabilidad recae en los prestadores de servicios tales como cines, restaurantes, bancos, tiendas etc… Nosotros como usuarios debemos ser responsables y respetuosos de las reglas, nuestra y la integridad de los que nos rodean, por lo que estamos OBLIGADOS a portar nuestras herramientas preventivas, no esperes a que alguien te lo recuerde y caer en pleitos o molestias.

 

El cine en mi ciudad se encuentra dentro de una plaza, al llegar me tomaron la temperatura y me recordaron que debo seguir las marcadas en el piso ya que la circulación dentro del complejo está controlada. Claro, existe gente que solo habla ruso o viene de Inglaterra donde se maneja por el otro lado y les valió un soberano cacahuete las reglas y se paseaban como si nada ignorando la gigantesca flecha del piso.

Al llegar al cine, te vuelven a tomar la temperatura y te ofrecen mas gel antibacterial, Yo lo tomé pues para moverme debo empujar mi silla de ruedas que está en constante contacto con el piso, mientras más me desinfecto las manos, mejor. Tomar gel cada 30 segundos para los bipedestados es opcional.

Lo primero que noté al entrar al cine fue el espacio abierto. Donde generalmente había 5 mesas ahora solo había 2 con mucha separación. Los carriles para comprar boletos y comida también fueron reemplazados con marcas en el piso y a donde voltees puedes encontrar una estación de gel antibacterial.

Para comprar boletos, Cinépolis te invita a que utilices la aplicación, para evitar el intercambio de dinero y boletos, las taquillas funcionan pero solo abren 2, están bastante separadas y cada una cuenta con una separación de acrílico transparente. (Puedes revisar todas las medidas aquí: https://cinepolis.com/ )

Los empleados usan uniforme que solo portan en las instalaciones, ahora parte del uniforme son las caretas,  cubrebocas y guantes para los que están en contacto con la comida.

 

La dulcería, al igual que la taquilla abre solo unas cajas, separadas y con un acrílico que reza “estamos felices de tenerte de vuelta”. Después de hacer fila, manteniendo la distancia necesaria, puedes pasar a pedir tus alimentos. La orden la toma un empleado detrás del ya mencionado acrílico y tu pedido te lo entrega otra persona. La mayoría de la carta está disponible, los refrescos son servidos directo de la botella y se aseguran de abrirla en el momento que servirán. Si quieres ver las opciones, puedes escanear un código QR con tu teléfono y ahí ver el menú, evitando así el uso de uno físico que mucha gente toque.

Para entrar a las salas, la persona que te escanea el boleto también utiliza careta y  cubrebocas. Los pasillos tienen marcado el sentido por el que debes circular y cada sala cuenta con un anuncio donde detalla los horarios de funciones y horarios de limpieza.

La puerta de las salas se mantiene abierta, solo están disponibles 4 o 5 asientos por fila.

Al terminar la función, debes permanecer en tu lugar, ya que un empleado del cine dirigirá la salida.

 

Lo bueno:

Ir al cine siempre será bueno, (a menos que veas una cinta en donde Omar Chaparro o Martha Higareda estén involucrados), e ir al cine en estos tiempos sigue siendo bueno. Cinépolis tiene todas las medidas de prevención y las puedes consultar desde tu app o su página de internet, por parte de la empresa se tomaron el tiempo para planear las reglas de su reapertura, lo cual a nosotros como usuarios nos da un sentido de seguridad. ¡PERO! es importante que nosotros sigamos estas reglas que no están más que para asegurar nuestro bienestar, seamos responsables y aportemos nuestro granito de arena, que nada nos cuesta, y esto aplica para el cine, banco, tiendas y cualquier lugar de espacio público.

Para cerrar la sección de “lo bueno”, la película que vi: “retrato de una mujer en llamas”, fue una excelente elección para mi regreso al cine, hablaremos de ella en próximas entregas.

Lo malo:

Esto no es precisamente malo, pero lo pondré aquí; la cartelera no es tan atractiva, pero creo que es una medida de prevención. Si ponen “Star Wars, Episodio 70: La Puritita Verdad” obviamente irá todo mundo a verla y evitar aglomeraciones es lo primordial en estos “tiempos violentos” (guiño guiño).

Siempre existirá la gente que no respete las reglas, ya mencionaba las personas que no seguían los señalamientos, gente que no respeta la sana distancia o no usa cubrebocas. ¿Qué es lo más inteligente?, evitarlas  y reportarlas ante la autoridad.

En mi función, la película se vió cortada por el anuncio de salida ordenada, lo cual asumiré que era por la hora, (10pm) y los chicos del cine ya tenían sueño y se les pasó. Pero si es por descuido, y todas las demás reglas de salubridad están siendo descuidadas… bandera roja.

 

Mi recomendación es; si planeas ir al cine, al banco, al oxxo o a cualquier sitio donde encontrarás gente, usa tu cubrebocas o careta, lleva gel antibacterial y mantén la sana distancia. Son cosas a las que no estamos acostumbrados, pero no nos cuesta absolutamente nada hacer. Compra tus boletos por la aplicación, toma 5 minutos para leer o ver el video con las reglas de convivencia dentro del cine y disfruta la función.

 

El virus estará viviendo entre nosotros por mucho, mucho tiempo, lo mejor que podemos hacer es cuidarnos y prevenir.

¡Corte y Queda!

Sígueme en Twitter, estoy como @Cameraonwheels

Escríbeme a emiireynosov@gmail.compara estar en contacto.