Deberá haber un reencuentro entre el sector privado y AMLO; Monreal se prepara para ello

El presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) en el Cámara de Senadores, Ricardo Monreal Ávila señaló que es necesario un reencuentro entre el presidente Andrés Manuel López Obrador con el sector privado, y si bien industriales consideraron que no existe una ruptura con el actual gobierno, también señalaron que no son bien queridos por el mandatario.

Durante el Décimo informe sobre el impacto del coronavirus en el sector, el senador de Morena reconoció que los empresarios son necesarios para el país, pero acotó que es indispensable separar la relación entre el poder político y económico, pues dicho cambio llegó para quedarse.

Consideró que en la segunda fase del mandato del presidente López Obrador es necesario un reencuentro con el sector privado; “esta conciliación no quiere decir que exista un desencuentro permanente”, dijo.

Agregó que el mandatario desea el bien del país y no intenta afectar a nadie.

Francisco Cervantes Díaz, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), consideró que no existe ningún rompimiento con el gobierno federal, aunque reconoció que existe un distanciamiento, pero pese a ello la comunicación sigue fluyendo.

Sin embargo, Raúl Picard, presidente de la Comisión de Comercio Interno del organismo, señaló que es evidente que al mandatario no le gustan los empresarios, por lo que si “sigue pateando el pesebre, no habrá inversión en México. Será difícil recuperar la confianza. Además en su discurso de ‘primeros los pobres’, pareciera que poner un negocio o ganar dinero es pecado en el país. El palo ya está dado”.

Por otro lado, durante la plática que se sostuvo en videoconferencia, Ricardo Monreal dijo que en la Cámara Alta se está trabajando para que la próxima semana se aprueben los dictámenes de las seis leyes que faltan de modificar para que entre en vigor el Tratado México, Estado Unidos y Canadá (T-MEC).

Indicó que se espera que próximo lunes convocar a sesión extraordinaria y llevar a cabo las discusiones y aprobaciones entre miércoles y jueves.

Sobre el T-MEC, consideró que en medio de toda la incertidumbre, representará un impulso positivo al ser una herramienta para generar un efecto positivo en la economía.

Sin embargo, consideró que para aprovechar las oportunidades que ofrece el tratado, como atraer inversiones que se encontraban en Asia, es necesario dejar de lado todo el encono y polarización que existe.

Aunque resaltó que el T-MEC “no es la panacea ni una varita mágica”, sí permite aumentar el contenido nacional de las exportaciones y abren las puertas para que participen las pequeñas y medianas empresas.

El exgobernador de Zacatecas y exdelegado en Cuauhtémoc, reiteró que en estos momentos el sector empresarial debe olvidar “enconos, enfrentamientos y desconfianza” y emprender la reconciliación con el presidente López Obrador.

Aseveró que “tenemos que tenernos confianza para potencializar el crecimiento económico, para generar la atracción de inversiones, para que haya mayores flujos comerciales a nuestro país.

“Sostengo que se requiere un equilibrio, no me gusta a mí la confrontación, no soy partidario del enfrentamiento, soy partidario de la conciliación. Me parece que, en la segunda fase del gobierno del Presidente, va a ser, seguramente este reencuentro con los sectores económicos”, afirmó.

Comentó, en lo que fue la segunda plática con un morenista –la anterior fue con el dirigente partidista Alfonso Ramírez Cuéllar-, que con la actual administración la separación del poder económico del político llegó para quedarse, “pero eso no quiere decir que haya un enfrentamiento entre los poderes, me parece sano, normal, correcto”.

Puntualizó que la segunda etapa que viene, va a consolidar este proceso de acercamiento con el sector económico, con asociaciones religiosas, incluso con el sector de los medios de comunicación. “Yo lo sostengo, porque lo conozco hace 22 años y porque estoy seguro que él desea, es el bien el país”, resaltó.