Declara OMS emergencia mundial por coronavirus

Teme que el virus se propague a países con débiles sistemas de salud

PEKÍN/GINEBRA.- La Organización Mundial de la Salud declaró el jueves una emergencia de salud internacional por el brote de coronavirus que comenzó en China, ha dejado al menos 170 muertos y se ha expandido a casi una veintena de países.

Estados Unidos informó su primer caso de transmisión de persona a persona, el quinto país fuera de China en hacerlo. Los expertos dicen que estos casos son especialmente preocupantes porque sugieren un mayor potencial para que el virus se propague aún más.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, anunció la decisión tras una reunión del comité de emergencia de la entidad. En una rueda de prensa en Ginebra, dijo que en las últimas semanas han sido testigos de un brote sin precedentes que se ha encontrado con una respuesta sin precedentes.

“Permítanme ser claro, esta declaración no es un voto de censura hacia China”, señaló. “Nuestra mayor preocupación es la posibilidad de que el virus se propague a países con sistemas de salud más débiles”.

La declaración de una emergencia mundial genera recomendaciones para todos los países destinadas a prevenir o reducir la propagación transfronteriza de enfermedades, evitando interferencias innecesarias en el comercio y los viajes.

MÁX EXTENDIDA QUE EL SARS

La infección por el coronavirus de China ha contagiado a más de 8.100 personas en el mundo, según cifras del jueves, superando el total de la epidemia de SARS 2002-2003, lo que anticipa que la crisis de salud que se propaga rápidamente podría asestar un duro golpe a la segunda economía mundial.

El virus se originó en un mercado donde se vendían ilegalmente animales silvestres en la ciudad china de Wuhan, según los últimos datos oficiales. Además, hay registro de 100 casos en otros países, desde Japón hasta Estados Unidos.

El Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), que también vino de China, mató a unas 800 personas y costó a la economía global un estimado de 33.000 millones de dólares, o un 0,1% del PIB mundial, en 2003.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN

Numerosos países comenzaron a aislar a cientos de ciudadanos evacuados de la ciudad china de Wuhan en un esfuerzo por detener la propagación mundial de la epidemia.

Google, del grupo Alphabet Inc, y la sueca IKEA se unieron a otras grandes empresas que paralizaron su actividad en China, y aumentó la lista de eventos deportivos afectados por el virus.

Las aerolíneas que están suspendiendo vuelos a China continental incluyen a Lufthansa, Air Canada, American Airlines y British Airways.

La Asociación de Fútbol de China aplazó los partidos nacionales en 2020 y los partidos de clasificación para los Juegos Olímpicos de fútbol femenino en Australia están en duda, ante la cuarentena al equipo chino en un hotel de Brisbane.

Casi todas las muertes se han producido en la provincia central de Hubei, donde viven unos 60 millones de personas y que ahora está prácticamente bloqueada.

Es demasiado pronto para determinar la tasa de mortalidad, ya que es probable que haya muchos casos con dolencias más leves que no se detecten. Al igual que otras infecciones respiratorias, el coronavirus se propaga entre las personas por las gotas de la tos y los estornudos. El virus tiene una incubación de entre uno y 14 días, y hay indicios de que puede propagarse antes de que aparezcan los síntomas. El ministro de la Comisión Nacional de Salud de China, Ma Xiaowei, ha dicho que el virus era infeccioso durante la incubación, lo que no ocurrió con el SARS.

PLANES DE AISLAMIENTO

Los países que han evacuado a sus ciudadanos de China tienen que decidir qué hacer con ellos. Australia, Corea del Sur, Singapur y Nueva Zelanda pondrán en cuarentena durante al menos dos semanas a todos los evacuados, muestren o no síntomas, mientras que Estados Unidos y el Japón están planteándose un aislamiento voluntario durante períodos más cortos.

Manifestantes surcoreanos utilizaron tractores para bloquear el acceso a las instalaciones destinadas a centros de cuarentena en las ciudades de Asan y Jincheon. Un grupo pedía el jueves que el lugar se instalara más lejos de hogares y escuelas.

“Soy madre de dos niños de 3 y 4 años”, dijo Lee Ji-hyun. “Estaba tan preocupada que los envié a casa de mis suegros”.

El presidente Moon Jae-in instó a la gente a no ceder al miedo mientras el país se preparaba para evacuar al primero de los 700 ciudadanos de Wuhan. “Las armas que nos protegerán del nuevo coronavirus no son el miedo y la aversión, sino la confianza y la cooperación”, dijo Moon. (Reuters)