Decreto regula tarea del Ejército no militariza al país: Durazo

El secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, afirmó ante senadores que el decreto para que las Fuerzas Armadas participen hasta 2024 en tareas de seguridad no implica militarizar al país, regula la actuación del Ejército y la Marina en estas acciones.

“El acuerdo no implica dar más atribuciones al Ejército en materia de seguridad, al contrario limita facultades que le otorga el artículo 5 transitorio de la Constitución, que implicaría labores de prevención, investigación y persecución de delitos y sanción de infracciones administrativas”, dijo.

Ante integrantes de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del senado y una veintena de legisladores, el funcionario federal señaló que el decreto tampoco cambia la estrategia del gobierno en materia seguridad, más bien regula las obligaciones del Ejército y la Marina en esas tareas.

En una reunión virtual, Alfonso Durazo explicó que el decreto no es un acto nuevo ni exclusivo del Ejecutivo federal, sino que es un instrumento que da mayor funcionalidad al marco jurídico que norma la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad.

Insistió que el decreto sólo regular las obligaciones que tienen el Ejército y la Marina, como poner a disposición de manera inmediata a personas y bienes en casos de aseguramientos, efectuar detenciones conforme lo establece la Constitución y realizar el registro inmediato de detenciones.

Indicó que este decreto no otorga facultades de investigación a las Fuerzas Armadas, respetando así el criterio de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y tampoco significa un cambio en la estrategia de seguridad.

“No implica un cambio en la Estrategia Nacional de Seguridad Pública, en su diagnóstico se contempla la necesidad de la reformulación del papel de Fuerzas Armadas en la seguridad pública, el acuerdo permite al Ejército ejercer, únicamente, 12 de las facultades que tiene la Guardia Nacional”, precisó.

Hizo hincapié que con este acuerdo a las Fuerzas Armadas, únicamente, se les atribuyen facultades que complementan sus capacidades operativas y el uso de la fuerza legítima en el combate a la delincuencia.

Seguró que la participación del Ejército y la Marina en tareas de seguridad pública, ha ido disminuyendo de forma gradual.

Refirió que en julio de 2019, había 15 mil 375 elementos de la Secretaría de Defensa Nacional y 615 de la Secretaría de Marina apoyando a la Guardia Nacional y a mayo de este año sólo hay 1,920 soldados y 225 marinos.

Consecuencia, agregó, de que la Guardia Nacional ha ido avanzando puntualmente en su programa de reclutamiento, con lo que rechazó que este decreto pretenda la militarización del país.

“Por eso es una contradicción hablar de militarización, cuando el número va a la baja y las atribuciones que tiene el Ejército como coadyuvante, también están muy acotadas, esta administración siempre ha sido transparente respecto al apoyo que están brindando las Fuerzas Armadas a la Guardia Nacional”, apuntó.

Alfonso Durazo informó que a la fecha la Guardia Nacional tiene una fuerza de tarea de 90 mil efectivos, porque aún no se consolidan a plenitud sus capacidades operativas y su implementación en todo el territorio nacional.

La meta, expuso, es que al concluir 2021 la Guardia Nacional cuente ya con 150 mil elementos desplegados en el país y con 200 mil en 2024.