Deja Germán el IMSS y acusa a SHCP

Germán Martínez renunció a la dirección del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), por la “perniciosa injerencia” de algunos funcionarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), lo cual ponía en riesgo prestación de los servicios.

El ex panista presentó su renuncia ante el Consejo Técnico del IMSS, por lo que se convierte en la primera salida de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En una carta, el senador de Morena con licencia expuso las razones por las cuales decidió dejar la dirección del Seguro social, donde menciona el IMSS maneja en sus servicios más de mil millones de pesos diarios.

Precisa que se controla en exceso esos recursos, sobre todo sin racionalidad ni apego a las normas, puede acabar con la vocación social del Seguro Social.

Menciona que, pese a que el presidente Andrés Manuel López Obrador proclamó el fin del neoliberalismo, en el Seguro Social la participación de la SHCP es neoliberal, al buscar solo ahorro, recortes y recortes de personal y un rediseño institucional donde importa más el cargo que el encargo.

Precisa que Hacienda adeuda al IMSS más de mil millones de pesos del “componente de salud” que le correspondía al instituto del desaparecido programa Prospera.

Reprocha el hecho de que funcionarios de la SCHP intentan una remodelación “cosmética” del IMSS, donde se pretende reformar el reglamento para colocar funcionarios administrativos en los estados desde Hacienda y anular a los delegados que el Consejo Técnico aprobó.

Detalla que Hacienda busca nombrar, en todo el país, a una especie de delegados administrativos estatales, para que sean ellos quienes en los hechos administren, desde lo local, al Seguro Social.

Afirma que Defiende a López Obrador, porque no es gerente de los que se creen dueños del país, ni es “florero de nadie”, como él mismo lo dice, “yo seguiré su ejemplo: tampoco yo seré florero en el IMSS de decisiones tomadas fuera del IMSS”.

Martínez Cázares destacó que el IMSS necesita una reforma para acoplarlo al sistema universal de salud y un modelo preventivo que atienda los factores sociales que afectan a los mexicanos, y no de una renovación ficticia.

Precisa que mientras se discute la remodelación del IMSS, muchos trabajadores están en incertidumbre laboral, otros sin contrato, mientras que algunas vacantes aumentan y el rezago en infraestructura es “brutal”.

Explica que en 2019 prácticamente está en cero el avance de obras y pago a proveedores, contratos y convenios de servicios están rezagados, algunos están por vencer sin futuro de legalidad y eficiencia, las compras de equipamiento están paradas y reclamaciones y litigios van en aumento.

No obstante, enfatiza, el abasto de medicamentos si está garantizado, “aunque en algunos lugares pende de un hilo”.

Comenta en que el control del gasto para el IMSS tiene dos consecuencias fatales, una directa para la dependencia teniendo pasillos llenos de espera de personas con dolor y que reciben un maltrato o atención con retraso.

El segundo efecto es indirecto, “pero todavía peor”, porque la falta de servicios en el seguro social fortalece a la salud privada, lo que ocasionará mayor gasto de bolsillo a las familias, agrega.

“Ahorrar y controlar en exceso el gasto en salud es inhumano, ese control llega a escatimar los recursos para los mexicanos más pobres”, indica.

Revela que el IMSS Bienestar, mediante el cual se pretende otorgar medicamentos y consultas gratuitas a la población sin seguridad social, en cifras reales, tiene menos recursos que el último año del gobierno anterior.

“Le deben más de mil millones de pesos del llamado componente de salud, que le correspondía del desaparecido programa Prospera”, añade.

Asimismo, señala que, si la Secretaría de Hacienda creyera que los ahorros en el IMSS se pueden desviar a otros fines, “es necesario recordarle” que el Instituto no estará obligado a concentrar en la Teseroría de la Federación sus ingresos según el artículo 277 C de la Ley del Seguro Social.

Opina que nadie en su sano juicio se hará cargo desde el Instituto Mexicano del Seguro Social de instrucciones sólo en la Secretaría de Hacienda.

Advierte que descuidar la recaudación tributaria, así como la debida y justa incorporación de los trabajadores al Seguro Social es suicida para este órgano tripartita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *