Del águila mocha al águila republicana; caos escolar

Del águila mocha al águila de Morena.

Andrés Manuel López Obrador es un admirador de Benito Pablo Juárez García.

Siempre lo ha dicho.

Lo cita a cada rato y en cada oportunidad aparece detrás de él colgado un retrato, una imagen.

En la casa de Chihuahua 216, en la colonia Roma, donde operó desde la campaña y ya como ganador de la elección de 2018 -que, por cierto, compró Yeidckol Polevnsky como dirigente de Morena- , se tomó varias fotos con un cuadro del considerado por él, mejor presidente de México.

Siempre ha dicho que comparte sus ideales.

Hasta lo citó en la Casa Blanca apenas en julio, en el jardín rosado, ante Donald Trump,  en ese discurso que arrancó prometedor, con críticas y fijando posición, y terminó en lo mismo.

La colocación del águila republicana por parte del gobierno de la CDMX, también llamada juarista, en el alumbrado del Zócalo capitalino con motivo de la celebración de la Independencia de México, esa con la que precisamente el oaxaqueño asumió el poder y estableció la República, generó ayer toda clase de reacciones.

Desde quienes señalaban que se viola la Constitución por no ser el Escudo Nacional, hasta quienes lo ven como la imagen de Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Andrés Manuel utilizó esa imagen, esa águila juarista, cuando tomó protesta en 2006 en el Zócalo como presidente legítimo, luego de que Felipe Calderón Hinojosa se robara el triunfo con aquel 0.56 por ciento de las elecciones.

Los expertos en leyes, los constitucionalistas, aseguran que utilizar esa imagen en lugar del águila que aparece en el Escudo Nacional y en toda la documentación oficial del gobierno federal viola la ley sobre el escudo, la bandera y el himno nacionales.

El artículo 2º de la citada ley, dice:

“El Escudo Nacional está constituido por un águila mexicana, con el perfil izquierdo expuesto, la parte superior de las alas en un nivel más alto que el penacho y ligeramente desplegadas en actitud de combate; con el plumaje de sustentación hacia abajo tocando la cola y las plumas de ésta en abanico natural. Posada su garra izquierda sobre un nopal florecido que nace en una peña que emerge de un lago, sujeta con la derecha y con el pico, en actitud de devorar, a una serpiente curvada, de modo que armonice con el conjunto. Varias pencas del nopal se ramifican a los lados. Dos ramas, una de encino al frente del águila y otra de laurel al lado opuesto, forman entre ambas un semicírculo inferior y se unen por medio de un listón dividido en tres franjas que, cuando se representa el Escudo Nacional en colores naturales, corresponden a los de la Bandera Nacional”.

Y el 5º es muy claro:

“Toda reproducción del Escudo Nacional deberá corresponder fielmente al modelo a que se refiere el Artículo 2o. de esta Ley, el cual no podrá variarse o alterarse bajo ninguna circunstancia”.

El gobierno de la Ciudad de México tuiteó que no es el símbolo de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), y que el registro del partido ante el Instituto Nacional Electoral (INE) no aparece esa águila.

No obstante, siempre ha sido utilizada como parte del movimiento, del partido y de los actos de Andrés Manuel.

Por lo tanto, aunque parece no violarse la ley, como tal, sí existe un interés por fijar, posicionar, en el colectivo, en la población, la imagen de esa águila por encima, incluso, de la que está descrita en la citada ley sobre el escudo, la bandera y el himno nacionales.

Es una especie de engaño.

De utilización de símbolos, de significados.

Difícilmente procedería legalmente una acusación ante una autoridad, porque el gobierno de Claudia Sheinbaum puede argumentar tranquilamente que es sólo un complemento, parte de la historia de México.

Ya en el año 2000, Vicente Fox Quesada, violando la Constitución flagrantemente, ordenó recortar el escudo nacional mexicano, el águila.

Y se utilizó la llamada Aguila Mocha en toda la papelería oficial, en todos los documentos.

Necio, ignorante e impositivo, lo mantuvo durante todo su sexenio.

Fue Felipe Calderón quien en cuanto asumió la presidencia robada -suena a telenovela, ¿verdad?- la eliminó y retomó el escudo nacional que señala la ley. La Constitución.

 

Vámonos: ¿Cómo le fue en su regreso a clases?

Todas las aplicaciones, todas, se cayeron, se saturaron, se bloquearon.

Desde zoom, meet y teams, hasta la programación oficial de la SEP, tuvieron dificultades.

Como dicen en redes: es complicado.

 

albermontmex@yahoo.es        @albermontmex