Demanda Sánchez Cordero a todos los niveles de gobierno y fiscalías, trabajar en contra de violencia hacia las mujeres

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero exigió a todas las instancias y niveles de gobierno, así como a las fiscalías General de la República (FGR) y estatales, e instancias de procuración de justicia, a trabajar en conjunto, respetando atribuciones, en todos los casos de violencia hacia las mujeres.

“Tenemos que entrarle a la corresponsabilidad del Estado mexicano como una unidad, como un Estado”, señaló durante el inicio del encuentro que sostiene con las mujeres y familiares de víctimas que tomaron las oficinas de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), ubicadas en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Lamentó que “hayan llegado hasta estos espacios a falta de una respuesta adecuada por algunas de las instancias de gobierno, concretamente fiscalías y procuración”, pero éste “es un tema del Estado mexicano”.

Y por ello, aseguró que la presidenta de la CNDH, Rosario Piedra; Nadine Gasman, presidenta del Instituto para las Mujeres (Inmujeres); Fabiola Alanís, titular de la Comisión Encargada de Combatir la Violencia Contra la Mujer; Paulina Téllez, titular de la Unidad de Apoyo al Sistema de Justicia y la fiscal de Búsqueda, “están comprometidas en ayudarlas, acompañarlas y sacar adelante sus temas”

La responsable de la política interna del país, aseguró que este acompañamiento será para romper con “los pactos de silencio y avanzar en todas las investigaciones. Fiscal, romper pactos de silencio y cofradías que impiden la investigación correcta y oportuna”.

Afirmó que “en el Estado tenemos atribuciones y tenemos funciones en la ley, en la Constitución, pero tenemos corresponsabilidad con las mujeres víctimas de violencia y nos lleva a actuar en su conjunto. No tener, sí respetar atribuciones, pero no decir: ‘este cachito de la responsabilidad es mía y este cachito de la responsabilidad es tuya’. Tenemos que entrarle a la corresponsabilidad del estado mexicano como una unidad, como un Estado”, demandó.

Sánchez Cordero dejó ver que el Gobierno federal podría enviar una iniciativa de reformas al Congreso de la Unión, para que se cambie la carga de la prueba, “porque siempre es hacia las víctimas de la violencia, cuando la carga debe invertirse y debe ser la carga de la prueba al agresor, no a la víctima de la violencia.

“Hay un trecho que recorrer, porque revictimizamos cuando le imponemos la carga de la prueba a la víctima agredida, a la mujer violentada y no a su presunto agresor”, señaló.

Pidió a las asistentes que “estén conscientes de esto, sí trabajamos y trabajamos desde estos espacios para dar respuesta a las violencias que sufren las mujeres, para proteger sus derechos sin discriminaciones y sin excusas.

“Las acompañamos. No queremos comprometernos a algo que no podamos hacer. Específicamente, no somos agentes del MP, no somos Procuraduría ni fiscalías, ni estamos en los tribunales, pero lo que sí podemos hacer, lo que estamos aquí para ayudarlas, es para acompañarlas, para destrabar algunas cuestiones de estas instancias de procuración e impartición  de justicia que se les empiece a complicar, para no minimizar este dolor que tiene, para hablar con empatía y sin juicios de valor.

“Y se vale, se vale que ustedes estén enojadas, que tengan estos reclamos; se vale, se vale, porque no es posible que no tengan respuesta en años de lo que debiera ser una investigación, rápida, expedita, eficiente, pero sí queremos decirles que el acompañamiento desde estas instancias de gobierno es integral y que va a significar un antes y un después”, apuntó.