Despiden a su Elvis

Artistas y políticos franceses y de otros países se unen para darle el último adiós a su ídolo Johnny Hallyday, en un funeral poco visto en la historia de Francia

París.- Los mundos del arte popular y la política se unieron para despedir a Johnny Hallyday, la estrella de rock más grande de Francia, quien falleció la noche de martes a miércoles en su casa de Marnes-la-Coquette, cercana a esta capital.

En declaraciones a la prensa o en sus cuentas de redes sociales, cantantes, actores y políticos, incluido un video subido a la cuenta del minsterio de Defensa, lamentaron el deceso del “Elvis francés”.

En el mundo político el homenaje fue encabezado por el presidente Emmanuel Macron, quien haciendo referencia al título de un reciente tributo al rockero dijo “Hay un poco de Johnny en todos nosotros”.

“A lo largo de las generaciones, se grabó en las vidas de los franceses”, sostuvo Macron, que añadió “Nos encantó por la generosidad que se vió en sus conciertos: tan épica, tan íntima, en grandes salas o en pequeños espacios”.

El anterior mandatario Nicolas Sarkozy dijo que se trataba de una voz irremplazable y un gigante de la canción, mientras el excandidato presidencal Benoit Hamon dijo que esta muerte es un poco “como si París perdiera la Torre Eiffel”.

En el  mundo del arte la legendaria Brigitte Bardot se declaró conmocionada y señaló que el cantante “era Francia”, mientras para Mirreille Mathieu fue un profesional con gran carisma y voz.

Hallyday, de 74 años de edad, perdió la batalla contra el cáncer de pulmón, detectado apenas hace un año.

“Johnny Hallyday se ha ido. Escribo estas palabras sin creérmelo. Y sin embargo es así. Mi marido ya no está. Nos deja esta noche como vivió a lo largo de su vida, con valentía y dignidad”, escribió su esposa Laetita en un comunicado.

El cantante vendió cerca de 100 millones de discos y protagonizó una serie de películas en una carrera que comenzó en 1960.

Fue nombrado Chevalier de la Legión D’Honneur por el presidente Jacques Chirac en 1997.

Los franceses simplemente lo llamaban “Nuestro Johnny”. Sin embargo, fuera de la zona francófona, Hallyday era prácticamente desconocido.

Hallyday, cuyo verdadero nombre era Jean-Philippe Smet, decidió que quería ser cantante después de ver a Elvis Presley en la pantalla en 1957.

 

UNA PÉRDIDA

Escribo estas palabras sin poder creerlas, y sin embargo es así: mi hombre no está más”, escribió Laeticia Hallyday para anunciar en un comunicado, poco después de las tres de la mañana de hoy, la muerte a los 74 años del músico más popular de la historia de la canción francesa.

Poco antes, Laeticia había llamado por teléfono al presidente Emmanuel Macron, aún despierto en el Eliseo, para avisarle de la muerte de “Johnny” Hallyday.

El país entero, sin distinciones políticas, sociales o generacionales, se despertó llorando al mito que creía inmortal, al hombre que vendió 110 millones de discos.

Una decena de vehículos blindados de la policía custodian la zona en torno a la residencia de Marnes-la-Coquette, en la periferia de París, a la que Johnny volvió hace un mes tras haber sido hospitalizado por una crisis respiratoria.

“La enfermedad está en tu mente”, había dicho hace un año al hablar del cáncer de pulmón que quería tomar de frente, como todo en su vida, renunciando incluso -in extremis- al infaltable cigarrillo entre sus labios.

“Que je t’aime”, “Noir c’est noir”, “Quelque chose de Tennessee”, “Allumer le feu”… todas las radios comenzaron a emitir desde la noche los llamados telefónicos de los oyentes, de los políticos, los músicos, los ancianos y los jóvenes fans, todos deseosos de explicar “aquella vez” que Johnny cantó este o aquel tema, o que se lanzó sobre la marea de sus seguidores en un concierto.

El Eliseo piensa en un “homenaje nacional” para el adiós al músico, y hay quien evoca hasta los “funerales de Víctor Hugo” para imaginar el evento más popular de todos los tiempos.

El fenómeno Johnny, inexplicable fuera de Francia, es una irrepetible mezcla de la personalidad y sensibilidad de su protagonista, que inventó y encendió la llama de un “rock a la francesa”, vivido como un mundo aparte por sus fans.

Memorable una de sus giras estadounidenses, con miles y miles de franceses que lo siguieron a Las Vegas, Los Angeles y las otras fechas en un clima de exaltación por “su” Elvis Presley.

ohnny Hallyday se llamaba en realidad Jean-Philippe Smet, y había nacido el 15 de junio de 1943 en París, de padre belga y madre francesa, que se dejaron tras su nacimiento.

El creció con una tenía que tenía dos hijas, una de las cuales se casó con Lee Halliday: fue el nombre en que se inspiró el muchacho para lanzarse al mundo del espectáculo.

A mediados de los años 50, en París, descubrió el cine y el rock, conoció a Eddy Mitchell y Jacques Dutronc, pero sobre todo escuchó y siguió las huellas de Elvis Presley.

Apareció en televisión en 1959; los productores lo descubrieron y en 1960 salió su primer disco, seguido de inmediato por otro con su primer hit, “Souvenirs, souvenirs”. Desde los años 60 comenzaron los triunfos en vivo: se exhibe por doquier, en el Olympia entre otras salas míticas, y edita “Salut les copains”, convirtiéndose para todos en “l’idole des jeunes”, “el ídolo de los jóvenes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *