Dominan Hamilton ensayos GP de Italia

ROMA. Italia (EFE).- El inglés Lewis Hamilton (Mercedes), líder del Mundial de Fórmula Uno, fue el más rápido este viernes en la jornada de entrenamientos libres para el Gran Premio de Italia, el octavo del certamen, en Monza. El circuito en el corre en casa Ferrari, la escudería más laureada de la historia, que pasa por uno de sus peores momentos.
Hamilton encabezó la tabla de tiempos del segundo ensayo -en el que se marcaron los mejores cronos del día- por delante de su compañero finlandés Valtteri Bottas, el más rápido en el matinal. En una jornada que las ‘flechas plateadas’, de negro contra el racismo, volvieron a dominar con claridad; en la que los McLaren colocaron a sus dos coches entre los mejores seis -el español Carlos Sainz fue sexto y el inglés Lando Norris, tercero- y que el mexicano Sergio Pérez (Racing Point) concluyó décimo.
En la mejor de las 32 vueltas que dio por la tarde, Hamilton -que dio 27 por la mañana- cubrió los 5.793 metros de la legendaria pista de las afueras de Milán en un minuto, veinte segundos y 192 milésimas, 262 menos que su compañero finlandés Valtteri Bottas; en una sesión en la que Norris marcó el tercer crono, a casi nueve décimas del séxtuple campeón del mundo inglés.
Por la tarde se marcaron, con neumático de compuesto blando, los mejores cronos de una jornada en la que lució el sol y que, para bien de Ferrari -que tocó fondo el pasado domingo, al no puntuar en Bélgica- se disputó a puerta cerrada en el templo de la velocidad lombardo. Donde, en condiciones normales, la pasional afición del equipo de Maranello, que abarrotaría las gradas, no daría crédito a los que le está pasando a la ‘Scuderia’.
Con el alemán Sebastian Vettel concluyendo decimotercero en Spa, un puesto por delante de su compañero monegasco Charles Leclerc -con un coche inestable cuyo motor no tiene suficiente potencia- el primer día de ensayos en Monza confirmó que, en ‘su’ casa, los monoplazas rojos tampoco pueden esperar un resultado mucho mejor.
En el primer ensayo, que dominó Bottas por delante de Hamilton, con el tailandés Alex Albon (Red Bull) tercero, a ocho décimas; Leclerc -que en 2019 acabó con nueve años de sequía de Ferrari en Monza desde que ganase por última vez el doble campeón mundial español Fernando Alonso- acabó undécimo, a un segundo y dos décimas. Y Vettel, penúltimo, a más de dos segundos.
En una sesión en la que el cuádruple campeón mundial alemán (2010-13, con Red Bull) se vio superado incluso por el probador israelí Roy Nissany, que acabó decimoctavo al sustituir al inglés George Russell al volante del Williams: otra escudería histórica que acaba de anunciar cambio de propiedad.
Max Verstappen, segundo en el Mundial, a 47 puntos de los 157 con los que lidera Hamilton -cinco veces ganador en las primeras siete carreras- fue protagonista en la primera sesión. El holandés, quinto en ambos ensayos -a nueve décimas de Bottas en el primero y a un segundo de su capitán en el segundo- se salió de pista y perdió el alerón delantero de su Red Bull. Provocando que el entrenamiento estuviese parado, durante unos minutos, con bandera roja.
Vettel protagonizó el trompo del día en el segundo, en el que no pocos pilotos vieron como se les suprimía su tiempo al pasar la última de las once curvas del ‘templo’ de la velocidad -la famosa ‘Parabólica’- con las cuatro ruedas por fuera de la raya blanca.
Al final, el alemán -que en Bélgica explicó que el monoplaza rojo no da más de sí- se inscribió duodécimo en la tabla de tiempos. En la que Leclerc -que comunicó por radio que “el coche es muy difícil de conducir”, antes de predecir un “desastre” en calificación- acabó noveno. A segundo y tres décimas del astro inglés.
Del que Vettel se quedó a segundo y medio en la mítica pista del Parque Real de Monza, de potencia y baja carga aerodinámica. En la que sufrirán de nuevo el domingo los Ferrari. Por suerte para ellos, sólo ante unos 250 espectadores: los médicos y sanitarios que serán de esta forma homenajeados por su labor durante la pandemia.
Sainz -undécimo en el campeonato, con 23 puntos- no evidenció especiales incidencias con el motor ‘tocado’ que generó la avería en los escapes que le impidió tomar la salida el pasado domingo en el Gran Premio de Bélgica. El madrileño, que el martes cumplió 26 años, giró 27 veces en el primer libre, que acabó décimo; y dio 30 vueltas en el segundo, en el que marcó el sexto crono, a un segundo y una décima de Hamilton; en el que, junto al tercero de Norris, confirmó un buen día para McLaren.
Los Alpha Tauri sorprendieron, al acabar cuartos con el francés Pierre Gasly -a nueve décimas- y séptimos con el ruso Daniil Kvyat -a un segundo y una décima-, que había sido cuarto por la mañana. En una jornada que el mexicano Sergio Pérez acabó con el décimo tiempo.
‘Checo’ -noveno en el Mundial, con 33 unidades- que dio 25 vueltas por la mañana y se inscribió séptimo, a 1.044 de Bottas y con idéntico crono que Norris; acabó la jornada décimo, al quedarse, en el mejor de los 31 giros que dio en la sesión vespertina, a un segundo y cuatro décimos del tiempo de Hamilton. Que en Spa logró su victoria 89 en F1. Situándose a sólo dos del otro récord histórico del alemán Michael Schumacher; cuyos siete títulos mundiales aspira a igualar este mismo año.

Los entrenamientos libres para el Gran Premio de Italia se completarán este sábado, horas antes de la sesión de calificación, que ordenará la parrilla de salida de la carrera dominical, prevista a 53 vueltas, para completar un recorrido de 306,7 kilómetros.