Ebrard está obligado a responder por la tragedia de su Línea Dorada

Si alguien tiene que responder por el colapso de anoche en la Línea 12 del Metro, la llamada Línea Dorada, y por los veinte muertos y un centenar de lesionados es Marcelo Ebrard Casaubon.

Y la tragedia alcanza también a Mario Delgado Carrillo, hoy dirigente de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), quien era secretario de Finanzas en el gobierno capitalino.

Ambos permitieron toda clase de corruptelas.

La obra maestra del jefe de gobierno del entonces Distrito Federal presentó fallas e irregularidades desde el principio.

Las llantas de los vagones no embonaban en los rieles instalados. Había tramos en los que las vías comenzaron a despegarse e infinidad de errores en la totalidad de los trabajos.

Los trenes que se compraron no eran compatibles con las vías.

Así, de ese tamaño.

De hecho, el gobierno de Miguel Angel Mancera lo acusó por esas irregularidades que, después de una ruptura, concluyó en cero cargos en contra del amigo de Andrés Manuel López Obrador.

El costo alcanzó 26 mil millones de pesos, pese que se proyectó en 11 mil.

Deficiencias y errores en el desarrollo y en la ejecución del proyecto fueron una constante.

De hecho, paró porqué no servía.

Ebrard Casaubon anunció en agosto de 2007 la construcción de la nueva línea del Metro, después de que pasaron lustros sin ampliación en el sistema de transporte más importante de la capital del país.

El que traslada en tiempos regulares cinco millones de pasajeros diariamente.

El hoy secretario de Relaciones Exteriores presionó a los constructores para inaugurar antes de dejar el gobierno capitalino.

Y así sucedió.

Se fue y comenzaron a conocerse las deficiencias, las omisiones.

Anche, tuiteó:

-Lo ocurrido hoy en el Metro es una terrible tragedia. Mi solidaridad a las víctimas y sus familias. Por supuesto deben investigarse causas y deslindarse responsabilidades. Me reitero a la entera disposición de las autoridades para contribuir en todo lo que sea necesario.

Mario Delgado era el encargado del dinero en la ciudad de México. Y operador de Ebrard Casaubon.

Enrique Horcasitas, director del proyecto, tenía un conflicto de interés por tener un hermano en la constructora ICA (Ingenieros Civiles Asociados) y él mismo haber trabajado ahí.

ICA, Carso y Alstom, constructoras de la Línea 12, se deslindaron.

Atribuyeron las fallas a que los vagones, los convoyes, vendidos por Construcciones y Auxiliar de Ferocarriles (CAF México), eran más grandes que los rieles, lo que provocó un desgaste prematuro de éstos.

Joel Ortega, director del Metro en el gobierno de Mancera, siempre dijo que la línea dorada era un desastre.

Aunque es muy pronto para conocer las consecuencias de la tragedia, las aspiraciones presidenciales en 2024 de Marcelo serán afectadas.

Ya se recuperó del caso San Juan Ixtayopan, en Tláhuac, donde tres elementos de la extinta Policía Federal Preventiva (PFP) fueron linchados cuando él era jefe de la policía capitalina y Vicente Fox -facultad presidencial- lo destituyó.

Volvería como secretario de Desarrollo Social de la urbe, con el proyecto ya de ir por el gobierno, lo que consiguió, con el padrinazgo de López Obrador, en 2006.

Luego, en 2012, se hizo a un lado para dejarle la candidatura presidencial, pese a que era señalado como favorito.

Vendría, entonces, su desgracia política.

Tuvo que huir a Francia, porque el gobierno de Enrique Peña Nieto lo perseguía, acusado de filtrar la información de la Casa Blanca, esa que compró Angélica Rivera, hoy su ex esposa, haciendo telenovelas.

 

Vámonos:  Comenzó la aplicación de la vacuna a la categoría 50-59 en CDMX y Estado de México.

 

albermontmex@yahoo.es         @albermontmex