Ecatepec, un hoyo negro

Hace apenas 50 años, Ecatepec era un municipio rural de escasa población pero colindante al demográficamente explosivo Distrito Federal, por lo que despertó ambiciones de desarrolladores de vivienda y especuladores de predios.
La corrupción sufrida por este municipio ahora de cerca de 2 millones de habitantes ha sido permanente desde hace medio siglo en los que estuvo gobernado por el PRI, hasta que en los comicios del 2018 el efecto AMLO hiciera ganar en este municipio a un cuestionado político, Fernando Vilchis Contreras, quien amparado en Morena alcanzó el triunfo electoral.
Pero la alcaldía de Vilchis se asemeja a las anteriores priistas, con todos sus vicios y defectos y poco ha podido representar al modelo de cambio impulsado por el Presidente de la República.
Ecatepec es hoy el municipio con más muertos por covid-19 en todo el país, y se destaca también por otras grandes “hazañas”, por ejemplo, es la localidad que alberga al mayor número de habitantes en condición de pobreza y pobreza extrema (50 por ciento de su población).
Qué decir de la violencia, la drogadicción, el alto nivel delictivo, entre otras “joyas” que provocan que el 97 por ciento de sus habitantes sufran la percepción de inseguridad permanente, de acuerdo a estudios del Inegi, siendo el municipio del país más grave en este sentido.
Por si todo esto fuera poco, el presidente municipal Vilchis ha manejado el presupuesto con absoluta opacidad bajo amplias sospechas de manejos fraudulentos, y ahora pretende que su informe de cuenta pública de diciembre sea aprobado por el Congreso, que liderea el morenista Maurilio Hernández, sin que haya sido conocido siquiera por los síndicos municipales y la tesorera de Ecatepec quienes no firmaron el oficio dirigido a la Auditoría Superior de Fiscalización del Edomex.
Maurilio Hernández debe intervenir para poner un freno a los excesos del Vilchis, quien aún sueña con poder reelegirse, cuando el caos por él generado evidencia su incapacidad para gobernar, aunque no así para hacer malos manejos de los recursos del ayuntamiento.

SUSURROS
Ayer inició la llamada nueva normalidad con un manifiesto aumento en la movilidad de cientos de miles de ciudadanos que se sintieron liberados pero que no puede decirse que estén seguros.
La pandemia sigue y su peligrosidad parece mayor, por lo que las medidas de protección y prevención deben extremarse, más aun en los sectores que reabrieron actividades esta semana.
Los muertos aumentan y el rebrote es un peligro al acecho. ¡Cuidado!

Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz
oooOooo