El chiste es saber qué riesgos tomar

Fotografía extrema de Gerardo Flores

Es diseñador industrial de profesión, pero artista visual y deportista extremo por vocación

Gerardo Flores, egresado del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey (ITESM) de la carrera de diseño industrial, es un deportista extremo, en combinación con las artes fotográficas.

Gerardo Flores tiene veinticinco años de edad, casi los mismos practicando deportes al aire libre y es fundador de la casa productora audiovisual Culcro.

 

-¿Desde cuándo y cómo te interesaste en el deporte extremo?

De toda la vida.

Yo empecé haciendo gimnasia olímpica a muy temprana edad,  tenía unos 5 o 6 años, y mi papá me metió al tema de bici de montaña cuando tenía alrededor de los 8 años, pero desde antes de eso ya estaba volando rampas con un triciclo.

Fue algo que siempre he hecho que siempre estuvo en mí.

Siempre me han gustado los deportes que tienen que ver con gravedad y el conocimiento del cuerpo y mente.

Como tal, en deportes extremos en forma inicie a los 13 o 14 años con la bici y construí mi parque para bicicletas en un terreno abandonado. Ahí aprendí a hacer trucos.

 

-¿Hoy en día practicas algún deporte?

Sí, yo corrí downhill durante 5 años -descender por la montaña en bicicleta en el menor tiempo posible- y llegué a ser campeón nacional sobre ciclismo downhill.

Corrí en Panamericanos internacional en Canadá, y de más, y llegué a un punto en el que dije que quizás lo competitivo como tal no era lo mío.

Sí me gusta, pero no me llena.

 

-¿Cómo combinaste la fotografía con el deporte?

Es muy chistoso porque empecé a tomar fotos por gusto, pero las cámaras son muy caras. Comencé a trabajar como pude y empecé a hacer videos a la par de mí haciendo deportes junto con mi hermano.

A los 19 años hice un video en Whistler, Canadá, y lo vio un gran amigo mío, Pino Moreno, quien me contactó para tener una entrevista de trabajo y así surgió mi trabajo y se unió la profesión con el deporte.

 

-Dentro de tu experiencia fotográfica y en el deporte extremo, ¿Qué es lo que consideras cómo más difícil de captar?

El error muchas veces es que nos enfocamos en fotografiar a la persona y nos olvidamos del contexto. No es sólo lo que estás haciendo, sino dónde lo estás haciendo.

Eso es un detalle muy importante.

 

-Dentro de tus retos ¿si tuvieras que elegir entre la fotografía y practicar deportes extremos, qué elegirías?

Ya pasé por ahí y decidí enfocarme más en la parte profesional, porque lo veo a largo plazo. Dejé de documentarme a mí mismo haciendo deportes hace un rato y me enfoqué en grabar a otras personas para desarrollar más la parte profesional-artística de crear contenido.

Pero nunca dejé de hacer deporte.

Una o la otra es parte de quien soy.

 

-Dentro de tu trayectoria ¿qué experiencia marcó tu vida?

He reflexionado muchísimo al respecto y siento que estoy en un negocio con toma de riesgo. Todo lo que hago tiene un riesgo, si no es irte a varias partes de la república o fuera del país con una bola de locos con bicicletas y con mucho peso y el chiste es saber qué riesgos tomar y cuál vale la pena y cuál no.

 

-¿Tienes algún patrocinador?

Sí, justamente tengo un gran patrocinador que me ha apoyado una buena parte de mi trayectoria. Ellos son Alta Vertical y me han apoyado con marcas como Osprey y Petzel, entre otras. Me han dado varios accesorios para poder mover todo el equipo técnico. Entonces sí, sí he recibido mucho apoyo.

 

-¿Cuánto duran tus viajes?

La forma en la que me gusta trabajar a mí es orgánica, no me gusta producir demasiado las cosas, porque me gusta que conserven su esencia de real. Para mí, un proyecto ideal es que me contrate una empresa para documentar su viaje. Yo no preparo nada, voy con mis herramientas y trato de tomar decisiones en ese momento por lo que yo no decido lo que va a durar.

 

-¿Qué planes tienes a futuro?

Mi principal plan es mantenerme lejos de una oficina, entonces es encontrar la forma de salir adelante profesionalmente haciendo las cosas que me gustan y apoyando proyectos que me interesen. No me gusta participar en trabajos que apoyen una causa en la que no creo. Como atleta, lo que intento lograr es combinar los deportes extremos junto con la fotografía para irme convirtiendo en un líder de opinión en los deportes de aventura.

 

-¿Tienes algún ídolo o algún referente por el cual te inspiraste?

Si, vas adquiriendo personas a quienes vas viendo por el camino, por ejemplo, Jimmy Chin. El trabaja en proyectos que me inspiran entre él y varios atletas. Yo siempre he pensado: “Uno es tan bueno, como la persona que tiene enfrente.”

Es más fácil que avances así.

 

-¿Tienes algo qué agregar?

Un mensaje que me gustaría comunicar es que mucha gente me escribe en Instagram diciéndome que les encantaría hacer lo que yo hago. Creo que no tienen muy claro lo que realmente hago y por qué es valioso o no.

Yo lo único que les puedo aportar en ese aspecto es hagan lo que les gusta, y sean apasionados al respecto y lo demás viene solito. No es cuestión de decidir “quiero hacer eso”, es más escucharte a ti mismo y darle por ahí, olvidarte de detalles técnicos sobre cuánto vas a ganar.

Si no das ese salto, nunca vas a poder encontrar ese camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *