El movimiento femenino ya no se irá; Morena, la Mano Negra en la UNAM

Es el momento de las mujeres.

Los casos Ingrid y Fátima han impulsado al de por sí creciente movimiento feminista y éste ha tomado una fuerza no vista.

Las movilizaciones de tres días, incluidas visita y pintas a Palacio Nacional -que repudió, con todo respeto, Andrés Manuel López Obrador-; a los diarios Reforma y La Prensa por las fotografías publicadas -y les faltó El Universal- que desató el asesinato de Ingrid Escamilla son sólo una muestra de lo que pueden hacer las mujeres.

Representan al 52 por ciento de la población en México.

Y, luego, el de Fátima, la pequeña de siete años que una pareja secuestró al salir de su escuela para someterla a maltrato, abuso sexual y asesinato, han catapultado un movimiento que, de social puede pasar a político.

Y que bien podría comenzar a definir el 2021 y 2024, aunque parezcan lejos.

Ayer comenzó a circular la invitación a un día sin mujeres el 9 de marzo, un día después del Día Internacional de la Mujer.

El Nueve Ninguna se Mueve. Ni una niña a la escuela, ni una mujer al trabajo. Ni una a la calle. Será interesante.

Los momentos se han ido dando.

La elección intermedia será clave para el futuro del actual gobierno, porque estará en juego la Cámara de Diputados, donde prácticamente ha tenido un día de campo, porque Morena tiene mayoría calificada, con sus aliados.

Difícilmente la perderá, pero la oposición podría arrebatar curules y obligarle a negociar, dejándole sólo la mayoría simple.

Aunque Claudia Sheinbaum, mandataria capitalina, diga que no deben politizarse los casos.

Y todo porque Morena en la Cámara de Diputados capitalina impuso su mayoría para impedir que se llamara a comparecer a la fiscal carnala, Ernestina Godoy Rangel, y al secretario de Seguridad, Omar García Harfuch.

Y las mujeres están hartas.

Ciertamente se han cometido excesos. Vandalizar comercios, sistemas de transporte y edificios públicos y hasta monumentos no resuelve nada.

Este es el momento en que una mujer aglutine esa indignación, ese hartazgo y las canalice hacia lo político para que las muertes de Ingrid y Fátima, así como la de al menos una decena todos los días, según las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), no sean en vano.

Y Andrés Manuel López Obrador tendría que contestar con una mujer.

Adivinó: Claudia Sheinbaum.

Que nadie lo desestime. Ese ha sido el error de esta sociedad, de este México y de este mundo machista.

 

Morena, la mano negra: Graue

Que fue una iniciativa a título personal.

Que no la respaldan ni la respaldarán.

Que ya la retiró.

Pero existió, se contempló y se presentó.

Enrique Graue Wiechers emitió ayer un comunicado enérgico para exigir a Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y a la Cámara de Diputados respeto a la autonomía de la UNAM.

Y es que el brillante diputado de Morena, Miguel Jáuregui Montes de Oca, propuso modificar la Ley Orgánica de la Universidad para la elección del rector.

Meterse en la vida interna de la Universidad.

¡Qué casualidad!

Justo cuando en la UNAM se vive la peor crisis desde el paro de 1999, de Alejandro Echevarría El Mosh y compinches, y el de 1986, con Sheinbaum y su exesposo Carlos Imaz.

Andrés Manuel aseguró hace un par de semanas que en la UNAM hay mano negra.

Y a propósito de Andrés Manuel.

¿De dónde saca que pretendían darle un golpe de Estado?

-Doy gracias a los soldados y los marinos por no escuchar el canto de las sirenas y dar la espalda a la traición y al golpismo.

 

Las mujeres priístas

La Fundación Colosio llevó a cabo ayer el Foro Rumbo a la XXIII Asamblea Nacional Ordinaria del PRI, en Polanco.

Al inaugurar el foro, Alejandro Moreno Cárdenas, líder nacional del tricolor, condenó y lamentó la violencia en contra de las mujeres.

-Queremos un PRI abierto a los jóvenes, comprometidos con las mujeres. Más que nunca. No sólo por el compromiso histórico, como partido, sino por la lucha que han dado las mujeres siempre, tanto dentro del partido como fuera.

Le acompañaron José Murat; Beatriz Paredes Rangel, senadora; Dulce María Sauri Riancho, diputada; José Antonio González Fernández, presidente de la Comisión de Etica Partidaria y Augusto Gómez Villanueva, ex secretario general del Comité Ejecutivo Nacional del PRI.

 

Vámonos: Se lo dije: “Dirán que fue coordinación, inteligencia”.

Nel, fueron la gente… y la recompensa.

 

albermontmex@yahoo.es                            @albermontmex