El sistema acusatorio evita totalmente la corrupción: Alvarez Guerra

Los cambios continúan y  ahora tocará al próximo presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México.

Rafael Guerra Alvarez, es Doctor en Ciencias Penales con un Master internacional en sistemas penales comparadas y problemas sociales de la Universidad de Barcelona y en los primeros días del próximo año asumirá su cargo

¿Qué cree que esperen los habitantes de la Ciudad de México con respecto a esta nueva presidencia en el tribunal?

La presidencia de su servidor en este caso primero que nada estará basada en la excelencia jurisdiccional principalmente. ¿Qué significa esto? Significa que la sociedad tenga confianza en los fallos que emiten cada uno de los jueces en cada caso que se le ponen a su consideración o, que tengan que resolver, bajo los principios de honestidad, responsabilidad, experiencia, conocimiento, en todo sentido.

“Lo que estaremos buscando es una confianza integral, totalmente de la sociedad hacia el Tribunal Superior de Justicia”, comenta el Doctor Rafael Guerra.

 

Con respecto a la carga de trabajo del tribunal cómo se van resolviendo los casos, sobre todo con la cantidad de asuntos que existen.

En la actualidad yo quiero comentarle, hablar de rezago honestamente no lo tenemos, por qué razón, porque los señores jueces han trabajado, se han comprometido con el tribunal, con la sociedad.

“Sin embargo, si quiero comentarle, el hecho de que diga que no hay rezago no quiere decir que no estamos de plano rebasados, vamos a decirlo así; hay tal cúmulo de trabajo, de sentencias, denuncias, en el área que usted considere, sobre todo en materia familiar, en donde los señores jueces han llegado a un estrés personal, que lo que los ha llevado a enfermarse eso ya preocupa y se empiezan a enfermar los señores jueces, ese es un tema que voy a cuidar mucho, y me voy a ocupar, definitivamente porque primero que nada hay que voltear hacia la persona”, comenta.

¿Cuál es su opinión acerca del sistema penal acusatorio, que en algunas opiniones parece que fuera a favor de quien se acusa?

“Siempre he dicho que el sistema acusatorio penal que en este caso es un sistema oral, es definitivamente para nuestro país o para nuestra ciudad de México. Vamos a decirlo así, si debe funcionar, si funciona, sin embargo; hay que tener mayor capacitación, mayor entendimiento para la sociedad, que significa el sistema acusatorio, hay un punto muy importante que nos han traído este sistema la oralidad, que es, que ya no hay corrupción, se evita totalmente la corrupción.

“En ese sentido y, en la forma de llevar a cabo el proceso se debe entender, el justiciable está garantizado su proceso, su debido proceso con el proceso acusatorio penal”, comenta.

Hay pruebas de  confianza para los jueces.

“Sí, claro que sí, es una plena confianza en ellos, no tienen derecho a equivocarse, pero si hay que hacer entender a la sociedad porque resolvemos de esta forma, porque se resuelve conforme a la ley y, esa forma de resolver no quiere decir que es por corrupción, definitivamente que no, sino que estamos apegados a la legalidad, totalmente en cada uno de los fallos”, explica.

Su opinión con respecto a los salarios, ustedes en este caso estarían dentro de la misma circunstancia de ajustar, dentro de los programas de austeridad

Yo les voy a comentar algo y es muy cierto, el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México por sí mismo es austero y, la austeridad no está negada a la efectividad, yo sí quiero decirle que realmente el tribunal se ha ajustado a esa austeridad, como sucede aquí en la Ciudad de México. ¿Qué quiere decir con esto? que los sueldos son razonables, así se lo digo abiertamente”.

¿No habría alguna clase de ajuste a salarios?

No tendríamos ningún problema en ese sentido y, si lo llegará a ver, vamos a buscar la forma de financieramente como ajustar.

“En relación con los sueldos, que no creo que haya ningún problema aquí en el Tribunal Superior de Justicia ya que son razonables”

Esta nueva Presidencia del Tribunal Superior de la Ciudad de México, hacia donde se orientará.

La presidencia del Tribunal va a voltear primero hacia el interior, hacia la persona, esto es al trabajador, a la base trabajadora, estamos hablando de once mil empleados aproximadamente.

“Vamos a voltear hacia la base trabajadora porque en verdad necesita mucho del gobierno, necesita mucho de nosotros de la forma de vivir de ellos, apoyan mucho a la administración de justicia, sin ellos no subsiste el juez o el propio magistrado; buscar un respeto, por los fallos y que la sociedad voltee hacia ellos y que confíe en lo que estamos haciendo”, concluye el doctor Rafael Guerra

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *