Elba y su otro partido

Nadie puede poner en duda la habilidad y fuerza de Elba Esther Gordillo, resucitó de la ultratumba política en la que fue metida por Enrique Peña Nieto a lo largo de prácticamente todo su sexenio.
En el pasado Elba Esther tuvo bajo su control al sindicato más grande y poderoso de América Latina, el SNTE, un partido político, el Panal, y al menos a tres gobernadores, amén de senadores, diputados y presidentes municipales.
Hace seis años nadie pensaba en la resurrección elbista, pero el milagro se dio y la vieja lideresa magisterial resurgió para abonar con la fuerza que mantuvo durante su arresto carcelario y domiciliario en favor de López Obrador en los pasados comicios federales.
Y ahora, con aún el control de buena parte del magisterio nacional, con influencia en el partido Nueva Alianza (Panal), destina sus fuerzas para la creación de un nuevo partido político, que surgirá de la organización Redes Sociales Progresistas.
El coordinador nacional de esta asociación civil, Juan Iván Peña, admite sin rubor que la maestra Gordillo es la asesora permanente de la agrupación y por ello su papel en el futuro partido será “el que ella quiera”.
A la fecha Redes Sociales Progresistas ha realizado cuatro asambleas estatales, de por lo menos veinte que tiene que llevar acabo para probar que tiene militancia efectiva, y en noviembre próximo habrá de desarrollar una convención nacional con el registro de 300 mil afiliados, de los que dice contar ya con 120 mil.
La nueva agrupación política dice ser de centro izquierda pero lo cierto es que carece de ideología y con amplio pragmatismo buscará las simpatías de las clases medias, de los desencantados del PAN y del PRI.
Con personajes con Rene Fujiwara, nieto de Elba Esther, y Fernando González yerno de la misma, el nuevo partido respalda sin chistar al Gobierno del presidente López Obrador, con la pretensión de convertirse en su brazo clase mediero.
Con el ímpetu de maestros, profesionistas y otros sectores de ingresos medios, pocos dudan de que Elba Esther logre su nuevo partido político, a diferencia de los frustrados esfuerzos de la esposa del expresidente Felipe Calderón, Margarita Zabala, quien ha fracasado en la organización de asambleas estatales, por su escaso poder de convocatoria.

SUSURROS
Desde el paraninfo de la Universidad de Guadalajara, un grupo de intelectuales del neoliberalismo latinoamericano, encabezados por el escritor Mario Vargas Llosa se reunieron para, con sesudos análisis, advertir de sus “preocupaciones por la libertad en México”.
Llama la atención que Varga Llosa, Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín, entre otros defiendan la democracia solo cuando la victoria es para los neoliberales o sus impulsores, y cuando quienes abrumadoramente ganan elecciones pero promueven la izquierda, solo les provoca temor por el presunto populismo que podría impulsrse.
Para estos intelectuales, incluidos el respetado José Woldenberg, las libertades solo parecen ser indispensables para que el gran capital acumule más riqueza a costa de la explotación de las grandes mayorías. Lástima.

Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz
oooOooo