Empresas tramposas

0

Desde su nacimiento el esquema de subcontratación outsourcing ha sido para muchas empresas la forma más fácil de eludir al fisco, eliminar prestaciones para los trabajadores y bajar sueldos sin carga laboral.

El uso y abuso de este esquema de subcontratación de personal no se quedó sólo en las irregulares prácticas citadas, sino que avanzó sobre el camino de la ilegalidad para convertir a muchas de estas empresas en factureras (vendedoras de facturas), lavadoras de dinero y explotadoras de trabajadores, a quienes apenas cubrían raquíticos sueldos.

Ya desde el pasado sexenio se dejó en claro que el outsourcing era el mejor mecanismo para empresas tramposas, tanto para quienes las constituían, como para quienes compraban sus servicios, porque era ilógico con la mera subcontratación de empleados se ahorrara o ganara tanto dinero.

Ahora que el gobierno amlista envía una iniciativa de ley para eliminar la figura de empresas de subcontratación, los agoreros del capitalismo salvaje ponen el grito en el cielo y advierten que podrían desaparecer hasta seis mil empresas de este tipo donde están contratados cinco millones de desprotegidos trabajadores.

Claro que nada dicen de que su extinción acabaría también con la evasión de 21 mil millones de pesos, cifra estimada de lo que el fisco deja de recibir por la elusión fiscal de unos y la abierta defraudación tributaria de otros. Así las cosas.

SUSURROS

Mientras el respaldo popular del Presidente Andrés Manuel López Obrador se mantiene con sobrada mayoría de 59 por ciento de aprobación, de acuerdo a la encuesta diaria que mantiene El Economista, cuatro gobernadores de la Alianza Federalista aceptaron la propuesta del Ejecutivo de realizar una consulta sobre el Pacto Fiscal.

Más que un reclamo sustentado en las necesidades de sus gobernados, los mandatarios estatales buscan revancha y la consolidación de una oposición al gobierno federal, hasta hoy raquítica, por más que la crítica en la mayoría de los medios impresos y electrónicos hacia el Primer Mandatario se incrementa en virulencia, pero no en efectividad.

El neolonés, Jaime Rodríguez, El Bronco, aplastado por la ciudadanía en su intento por alcanzar la Presidencia de la República; Francisco García Cabeza de Vaca, señalado en Tamaulipas por propios y extraños como representante de grupos de la delincuencia organizada, y el jalisciense Enrique Alfaro, venido a menos por sus políticas erráticas, son quienes encabezan la oposición a AMLO.

Ninguno de ellos se ve con los tamaños suficientes para lograr levantar un auténtico movimiento social. Al tiempo.

Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz
ooOoo