En jaque proveeduría gracias a la CNTE

“No se puede confundir el reprimir con aplicar el Estado de Derecho, y esto último es lo que la industria solicita. No se puede obstruir el paso a las vías generales de comunicación y salirse con la suya”, acusó el presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Eduardo Solís.

A 28 días de que se tiene obstruida la vía férrea en Michoacán por maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), señaló que esta simple acción es un delito, y por ello, tanto Kansas City Southern México como Ferromex, han presentado denuncias que tienen número de averiguación previa.

Señaló que el bloqueo al paso del ferrocarril, a la altura de Caltzonzin, en el estado de Michoacán provoca gastos extra, de entre 500 mil y un millón de pesos diarios a cada empresa automotriz afectada.

Dijo que empresas como General Motors, Fiat Chrysler Automobiles (FCA) México, Ford Motor de México y Honda, padecen el impacto al tener que transportar sus insumos vía terrestre para continuar la producción de unidades.

Rechazó afirmar o negar si por estas situaciones, las marcas subirán los precios de sus unidades. “Es decisión de cada una” determinar lo que hará al respecto.

Mientras que Solís Sánchez cuestionó la “ganancia laboral de un acuerdo leonino” que obtuvieron los empleados de las empresas en Matamoros, Tamaulipas, cuando en unos meses más, varias de las empresas que cedieron a las exigencias, se irán.

Más tarde, vía Twitter, la AMIA confirmó que el último bloqueo de maestros en Michoacán, en el municipio de Uruapan fue levantado ayer a las 14:35 horas.

Sostuvo que se revisa la vía férrea, pero reiteró que ya no existe ningún punto bloqueado, aunque estará al pendiente si algo cambia.

Por otro lado, recordó que se está a poco más de un mes para que concluya el Acuerdo de Complementación Económica (ACE) 55, el 19 de marzo próximo, por lo que la industria automotriz mexicana se pronunció por el regreso al libre comercio de automóviles con Brasil y Argentina.

“Nuestra postura es muy clara. Regresamos al libre comercio sí o sí”, dijo, tras ocho años en los que México tuvo que ceder y aceptar los cupos de importación.

Por lo anterior, aseguró que ya se ha solicitado al actual gobierno federal que las gestiones “se encaminen a que se honre la palabra empeñada en los acuerdos bilaterales. Así está escrito en el acuerdo”.

Sostuvo que la AMIA busca la incorporación del Acuerdo de Complementación Económica número 55, entre México y el Mercosur, en los acuerdos de Complementación Económica que tiene el país de manera bilateral con Brasil y Argentina en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi).

Respecto al Tratado entre México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC), el presidente de la AMIA advirtió que podrían presentarse nuevas condiciones ante el cierre de actividades en el gobierno de Estados Unidos y no se sabe aún si incluso la ratificación del acuerdo se retrase hasta el siguiente año o se cumplan los plazos preestablecidos.

“Con todo este retraso, no se sabe bien si en lugar de que entre el 1 de julio el T-MEC, o se retrase. No hay elementos sólidos para decir que estamos listos o se irá el tema al siguiente año”, dijo.

De su parte, Guillermo Rosales Zárate, director adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), indicó que si bien el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) tuvo un buen resultado en enero pasado, lo cierto es que la demanda de coches nuevos no será parte de esa confianza, pues “hay buen humor del consumidor, pero poco dinero para comprar”.

Dio a conocer que enero pasado se comercializaron 111 mil 212 vehículos, mil 948 más que en el mismo mes de 2018, lo que equivale a un avance de 1.8 por ciento anual.

Comentó que a pesar de este resultado positivo, de las ocho marcas líderes del mercado mexicano, –que en conjunto representan el 80.0 por ciento de las ventas–, sólo dos reportaron avance positivo: KIA, con un 1.0 por ciento, y GM con 106.9 por ciento.

“Es de anotar que el resultado total está influido por la baja base de comparación de GM respecto a Enero de 2018, causado por el cambio en el método de registro implementado por la marca en aquel momento”, precisó.

Mientras que otro factor que influyó en el resultado fueron las ventas retrasadas en la franja fronteriza durante los últimos meses del año pasado por la espera del programa de estímulo fiscal anunciado por el nuevo Gobierno para disminuir la tasa del Impuesto al Valor Agregado (IVA), del 16.0 al 8.0 por ciento.

“Con ello se retomó el ritmo de comercialización en la franja fronteriza durante la última semana del mes, después del farragoso trámite de inscripción al Programa diseñado por el Servicio de Administración Tributaria (SAT)”, añadió Rosales.

En cuanto a la internación a México desde Estados Unidos (EU) y Canadá, de autos usados entre Enero y Diciembre de 2018, señaló que este fenómeno se incrementó 14.7 por ciento, con 141 mil 752 unidades es decir, 18 mil 114 más que en el mismo periodo de 2017.

Solís Sánchez no dejó de señalar el incremento de la exportación de las unidades mexicanas a Estados Unidos, aun y cuando ese mercado tuvo un crecimiento negativo, “a alguien le hemos de estar ganando mercado”, puntualizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *