En tratamiento de por vida

Nicolás Castillo aún no tiene fecha para reaparecer

Para evitar que sufra un nuevo cuadro de trombosis

Debido al cuadro de trombosis que sufrió el delantero chileno del América Nicolás Castillo, deberá estar en observación médica durante el resto de su vida, asegura el doctor José Antonio Torres, quien reconoce que la recomendación médica es que mantenga un tratamiento perenne.

En entrevista que recoge el prestigiado portal ESPN, el médico del deporte señala que: “Hasta dónde está mi conocimiento, después de haber ido a Estados Unidos, Argentina, a todas partes, a ver el caso de Miguel Calero, los especialistas coinciden que tiene que estar bajo tratamiento permanentemente después de una trombosis”.

El doctor Torres tiene experiencia en trombos, luego de que recorrió varias partes del mundo atendiendo al portero colombiano del Pachuca, Miguel Calero, quien murió en 2012.

El ariete chileno fue sometido a una operación en la pierna derecha, lo que le originó una trombosis, que obligó a que el jugador americanista recibiera un tratamiento con anticoagulantes, motivo por el que podría estar fuera de las canchas por lo menos seis meses, justo como lo confirma el galeno: “Cuando menos a seis meses dura el tratamiento y eso sujeto a estar evaluando exámenes de biometrías hemáticas, exámenes para ver cómo se encuentra la cirugía, porque me imagino que le pusieron algún tratamiento para tener el vaso abierto. En el caso de Miguel Calero, el uso de anticoagulantes se recomendó de por vida, tanto que eso aceleró su retiro de las canchas y definitivamente el uso de medicamento era para siempre”.

El riesgo de que pueda volver a sufrir un trombo está latente, aunque podría quedar descartado si se atiende de por vida: “En el caso de un paciente que esté bien tratado, bien anticoagulado, el porcentaje baja, pero sí hay posibilidades de que se vuelva a presentar un cuadro. Tan es así que recuerdo lo de Miguel: tiene una trombosis en Monterrey, nos vamos a Estados Unidos a tratarlo. Se opera, se le pone un ‘stent’. Regresa, juega el Mundial de Clubes, todavía otro año con el club y definitivamente se retira porque el riesgo estaba latente. Ya retirado, se vuelve a manifestar la trombosis que desgraciadamente le quitó la vida”.