Espera el gobierno llegada de ofensiva talibán a Kabul

Pretende enfrentar a las fuerzas opositoras

KABUL.- El Presidente de Afganistán, Ashrasf Ghani, subrayó hoy la necesidad de hacer frente a la gran ofensiva talibán, que en poco más de una semana ha logrado el control de 23 de las 34 capitales de provincia afganas, el mayor avance en dos décadas de guerra que ha disparado las alertas sobre la posible caída de Kabul.

En un discurso televisado, Ghani aseguró que la “máxima prioridad” del Gobierno afgano reside en la movilización de las fuerzas de seguridad para lograr detener la captura de más capitales regionales en el país.

“Bajo la situación actual, la movilización de las fuerzas de seguridad es nuestra máxima prioridad y se están tomando las medidas necesarias para este propósito”, apuntó Ghani.

Este anuncio del presidente se produce ante un panorama desolador, después de que muchas de las tropas afganas se rindieran o huyeran de los territorios conquistados por los talibanes, en algunos casos sin oponer resistencia.

Ghani dijo además que comprende la inquietud de los ciudadanos afganos sobre su “futuro y presente” en el país, y agregó que está tratando de prevenir una mayor “inestabilidad, violencia y desplazamiento de gente” a través de “amplias consultas” que ha iniciado en estos días con “líderes políticos y socios internacionales” y de las que pronto informará de los avances.

Asimismo, prometió que no permitirá que esta “guerra impuesta cause más muertes de personas inocentes, la destrucción de las infraestructuras del país y la pérdida de los logros alcanzados durante los últimos veinte años”, sentenció.

Las palabras de Ghani se producen después de que esta semana el presidente del Alto Consejo para la Reconciliación Nacional de Afganistán, Abdullah Abdullah, se reuniese en Doha con delegaciones internacionales en busca de una salida dialogada al conflicto.

Durante esos encuentros, la delegación del Gobierno afgano llegó a proponer supuestamente compartir el poder del país con los insurgentes, una propuesta que los talibanes negaron que hubiesen recibido. Para Abdullah, la estrategia de los insurgentes es clara: “No quieren la paz y tienen la intención de capturar Kabul”.

Los ojos puestos en Kabul  

El creciente temor de que la capital afgana pueda caer de un momento a otro en manos de los talibanes ha empujado a varios países a movilizarse rápidamente para evacuar a su personal nacional en Kabul, además de a ciudadanos afganos que colaboraron estrechamente con ellos durante los últimos veinte años de conflicto.

Además de EE.UU., Reino Unido, Alemania o España, entre otros, anunciaron que en los próximos días tomarán medidas similares en vista de la situación actual, con los talibanes cada vez más cerca de Kabul. (EFE)