EU: bombardeos paralizaron programa de armas químicas

WASHINGTON/BEIRUT.- Las potencias occidentales dijeron el sábado que sus ataques con misiles golpearon al corazón del programa de armas químicas de Siria, pero parece poco probable que la ofensiva frene los avances del presidente Bashar al-Assad en el marco de una guerra civil de siete años en el país.

Estados Unidos, Reino Unido y Francia lanzaron 105 misiles durante la noche, en represalia a un supuesto ataque con gas venenoso en Siria, e impactaron lo que el Pentágono describió como tres instalaciones de producción de armas químicas, incluyendo un centro de investigación y desarrollo en el distrito de Barzeh en Damasco y dos cerca de Homs.

El bombardeo fue la mayor intervención de Occidente contra el presidente sirio, Bashar al-Assad, y su aliado Rusia, pero los tres países dijeron que los ataques se limitaron a las capacidades de armas químicas de Siria y no buscan derrocar a Assad ni intervenir en la guerra civil.

Es poco probable que el ataque aéreo, denunciado por Damasco y sus aliados como un acto de agresión ilegal, altere el curso de una guerra que enfrenta a numerosas facciones y ha dejado al menos medio millón de muertos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que la operación fue un éxito.

En un mensaje en Twitter, Trump escribió “Misión cumplida”. Las mismas palabras que usó en 2003 el presidente George W. Bush para describir la invasión de Estados Unidos a Irak, las que fueron motivo de burla luego de que la violencia en el país se prolongó durante años.

“Creemos que al impactar en particular Barzeh, atacamos el corazón del programa de armas químicas sirias”, dijo el teniente general Kenneth McKenzie a los periodistas en el Pentágono.

Sin embargo, McKenzie reconoció que aún quedan elementos del programa de armas químicas de Siria y que no podía garantizar que el país no sea capaz de realizar un ataque químico en el futuro.

 

Descarta Pentágono víctimas

En una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad en Nueva York, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, sostuvo que Trump le dijo que Washington estaba “totalmente listo” para atacar a Siria otra vez si Assad usaba armas químicas nuevamente.

Los países occidentales dijeron que la ofensiva buscaba prevenir nuevos incidentes con armas químicas en Siria, tras un supuesto ataque con gas venenoso el 7 de abril en Duma que dejó 75 muertos. Los países concluyeron que el gobierno de Assad era responsable por esto.

En Washington, un funcionario de alto rango del Gobierno dijo el sábado que “si bien la información disponible es mucho mayor sobre el uso de cloro, tenemos información suficiente que también apunta al uso de sarín” en el ataque.

El director del Estado Mayor Conjunto del Pentágono, el teniente general Kenneth McKenzie, informó este sábado que las operaciones aéreas lanzadas horas antes por Estados Unidos “atacaron el corazón del programa de armas químicas sirio”.

McKenzie dijo que las fuerzas aliadas lanzaron 105 misiles contra tres objetivos en Siria y que los ataques fueron todo un éxito, por lo que no hay reporte de ninguna baja civil. Aseguró que los ataques aliados dirigidos por Estados Unidos contra Siria constituyen “un golpe muy serio”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *