Exige el Parlamento de Mujeres de la Ciudad de México calles seguras y respeto en todos los espacios

El Parlamento de Mujeres de la Ciudad de México exigió calles seguras donde las mujeres puedan caminar sin miedo, transporte público y privado seguro, espacios públicos para pasear con libertad de día y de noche, medios de expresión eficaces, detener la insensibilidad de las autoridades encargadas de impartir justicia y garantizar su protección.

Con un llamado a erradicar las diversas formas de violencia contra las mujeres y garantizar todos sus derechos, este martes se realizó la clausura formal del Primer Parlamento de Mujeres de la Ciudad de México, organizado por la Comisión de Igualdad de Género del Congreso capitalino.

“Este primer Parlamento de Mujeres de la Ciudad de México ha servido para encontrarnos, conocernos y reconocernos; generar nuevos lazos y dar oportunidad a más mujeres de participar en la vida pública con todas sus implicaciones, todas ellas, incluso aquellas que nos llevan a diferir”, afirmó la diputada Paula Soto Maldonado, presidenta de la Comisión de Igualdad de Género del Congreso local.

La legisladora de Morena denunció que cada día mueren nueve mujeres en México víctimas de feminicidio, y llamó a unir los esfuerzos de todos los movimientos feministas para detener los feminicidios, violaciones e injusticias contra las mujeres.

A su vez, Norma Don Juan, presidenta de la mesa directiva del Parlamento de Mujeres, resaltó la importancia de este ejercicio legislativo como un esfuerzo para contribuir a construir en la capital una ciudad garante de los derechos de las mujeres. “Con todo lo difícil, complejo e incierto que resulta caminar en la diversidad, este Parlamento se convirtió en un espacio indispensable, donde la diamantina multicolor nos acompañó y transformó nuestra lucha por la erradicación de las violencias”.

Precisó que para que el trabajo realizado durante este ejercicio ciudadano rinda frutos es indispensable un compromiso más fuerte por parte del Congreso local y del Gobierno de la Ciudad de México.

Por su parte, Gloria Virginia Davenport, se pronunció por mayores apoyos, recursos materiales y económicos en el futuro para optimizar el funcionamiento del Parlamento de Mujeres. “El primer Parlamento ha sentado las bases para dar continuidad a este ejercicio de participación ciudadana”.

 

A nombre de todas las participantes, solicitó calles seguras donde las mujeres puedan caminar sin miedo, transporte público y privado seguro, espacios públicos para pasear con libertad de día y de noche, medios de expresión eficaces para hacer escuchar sus voces, detener la insensibilidad de las autoridades encargadas de impartir justicia y garantizar su protección.

Al culminar los trabajos de este primer Parlamento de las Mujeres, Edith Verónica Álvarez Flores, integrante del grupo parlamentario Hermila Galindo, reconoció a las 132 mujeres (66 propietarias y 66 suplentes) que integraron los trabajos legislativos durante siete meses.

Solicitó que las iniciativas no se queden en el escritorio, que se impulsen y con el apoyo del Congreso local, tengan la voluntad política para realizar cada una de ellas. Y recordó que la ONU establece que todas las mujeres y niñas tienen derecho a no ser violentadas.

Y en referencia a la marcha contra la violencia de género, del pasado viernes 16 de agosto, señaló: “Apoyamos el derecho que tienen las mujeres de acceso y derecho a la justicia, al debido proceso, este es el derecho fundamental que el gobierno debe garantizar y no el de respetar monumentos y vidrios”. Y enfatizó: “Que quede claro, eso no fue una provocación”.

La parlamentaria denunció diversos casos de violencia, derivados de lucha por la defensa de los derechos de las mujeres. “Quiero visibilizar la nula perspectiva de género que abunda en las instituciones y organismos gubernamentales, que más allá de salvaguardarnos, nos revictimiza. Los ministerios públicos son espacios de transgresión de derechos de las mujeres víctimas de violencia; los hospitales del sector público, que no cuentan con los recursos para

actuar de manera inmediata, tienen protocolos sin ejecutarse. Nuestra lucha no es ni ha sido suficiente, el Estado nos sigue quedando a deber, hemos comprendido que sólo a través de redes de apoyo podemos salvaguardarnos”, sentenció.