Faenas de 24 kilates

Sergio Flores gana la Oreja de Oro en la México

Rubrica el tlaxcalteca triunfal temporada en la Monumental

El matador de toros tlaxcalteca Sergio Flores le puso broche triunfal a la temporada en la Plaza México, donde a petición popular ganó la Oreja de Oro.

Se lidiaron cuatro toros de Arturo Gilio, siendo devuelto el primero por haberse lesionado y otro de ellos de regalo, bueno el tercero, con arrastre lento y, regular, el segundo. También se jugaron cuatro de Cieneguilla, uno de ellos regular, el tercero. Y uno de San Mateo, octavo de obsequio, de buen juego, también de arrastre lento.

Una vez hecho el paseíllo se rindió un póstumo homenaje al maestro del toreo Mariano Ramos develándose un busto de bronce donado por Carlos Estrada ante la presencia de su viuda Diana Morales y del hermano del espada homenajeado, de elementos charros y de los matadores de toros Francisco Dóddoli y Juan Luis Silis, el último de sus alumnos.

Arturo Saldívar, oreja, silencio tras dos avisos y silencio en el de regalo; Sergio Flores, al tercio y oreja; Michelito Lagravere, quien confirmó la alternativa, un aviso en el de la ceremonia, silencio y división de opiniones en el de obsequio.

 

OREJA A SALDIVAR

Con el primer toro de su lote, ‘Buen Amigo’ de Arturo Gilio, Arturo Saldívar se mostró empeñoso. Con la muleta poco a poco metió al burel en el engaño para cuajarle una estupenda faena por ambos pitones, que le valió para cortar una oreja.

 

SERGIO FLORES

El tlaxcalteca Sergio Flores en su primero, de Cieneguilla,  lanceó bellamente a la verónica. Con la sarga le dio su tiempo y espacio para darse a torear de manera atemperada y dimensional por el perfil diestro. El aguante fue otro de los atributos de su labor, pudiéndole de verdad al burel. Por naturales lo obligó acortando distancias para torearlo con largueza y mucho valor. Aliñó al final y acabó de estocada entera y contraria para escuchar ovación en el tercio.

Lo mejor llegaría con el segundo de su lote. Con ‘Compadre’, de Arturo Gilio, Flores bregó con oficio.

Con la franela, Flores comenzó  en los medios con dos cambiados por la espalda, el de pecho y el trincherazo para ejecutar una emotiva faena por derechazos rematados con la arrucina y un afarolado.

Cadenciosos fueron sus naturales y su toreo en redondo, sin enmendar el terreno y salpicando con detalles de gran valor.

El toreo del tlaxcalteca es muy puro en su trazo. Con mucha verdad. Cortó una merecida oreja.

Sergio Flores no sólo puso dorado cerrojazo a la temporada en la México, sino que rubricó de gran manera las triunfales actuaciones que signó en la campaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *