Falacias a conveniencia

Desde un “dominio de la capital” hasta realidades encontradas, la jornada doce del actual Clausura 2019 dejó singularidades rescatables para ahondar en análisis puntuales del futbol mexicano y su actualidad.

Los duelos entre América ante Tigres y Monterrey frente a Cruz Azul plantearon ante los clásicos análisis ambiguos, el tema de la hegemonía del norte o de la capital del país. Como si no bastara con las inocentes comparaciones que en semanas pasadas se han hecho entre Tigres y el Real Madrid, Barcelona o cualquier equipo de renombre, para seguir buscando una “grandeza” que  aún se ve muy lejana para los felinos.

Como resultado obvio América le ganó con criterio al equipo de Ricardo Ferretti. Poco o nada hizo el cuadro felino que sencillamente -y guardando todo respeto obvio por la comparación-, depende tanto de Gignac como el Barcelona de Messi.

Respecto a las águilas sobra decir que sigue siendo el cuadro inconsistente, camaleónico y oportunista que se coronó en el semestre pasado. Miguel Herrera en su comodidad entiende este negocio y ha solventado sus “crisis” para apuntar a un cierre fuerte, que catapulte a su equipo de cara a la “fiesta grande”.

Sobre el otro cotejo Cruz Azul rescató milagrosamente un empate ante Rayados que, empecinado en ilusionar a su afición, hoy es un vivo reflejo de una “escuela cruzazulina” al tener un cuadro carente de pasión, pundonor o carácter para resolver partidos importantes. Además de seguir mostrando en múltiples ocasiones el porqué no deben ser considerados serios aspirantes al título, la “pandilla” esta semana fue benévola y le permitió al equipo celeste estar “del otro lado de la moneda”, cuando el rival la cruzazulea.

Lo cierto es que de los dos, Monterrey aún tiene margen para reaccionar. Una plantilla envidiable y que continuamente intenta desarrollar un futbol atractivo, todavía puede mejorar para la liguilla, pero a diferencia de ellos Cruz Azul sigue con sus limitantes que lo han acostumbrado a ser un elemento de relleno en el balompié nacional.

Aunado a estos encuentros otro que también llamó la atención del respetable, fue el practicado en Ciudad Universitaria. Pumas inmerso en su propia falacia terminó de hundir a Chivas, que se mantiene empecinado en arrastrar su prestigio con el único orgullo de ser un producto 100% mexicano.

Por un lado a los “universitarios” solo les queda rescatar su temporada con resultados medianamente positivos en casa principalmente. Quedó claro que solo hasta tener “jugadores de a veras”, podrán ser medidos de manera seria.

El problema del “rebaño sagrado” puede ser visto tanto desde perspectivas complejas -modelos deportivos y financieros fallidos-, hasta simples -estulticia sobre el futbol actual desde sus bases-.  Hoy ya sin Cardozo como entrenador prácticamente renuncian a este semestre, ya que difícilmente rescatarán un proyecto mal planificado y ejecutado. A Chivas solo le queda “reestructurarse” como ente deportivo competitivo y prepararse para la lucha por la permanencia en los siguientes torneos.

Mientras tanto León de la mano de Nacho Ambriz sigue asombrando a propios y extraños. Ojalá sostenga su accionar para el tramo final de la fase regular y pueda ser un líder temible en la liguilla. Por otro lado tanto Pachuca y Necaxa comienzan a perfilarse como posibles “caballos negros” con la clasificación en sus manos.

Pero todo puede pasar en las últimas cinco fechas. Más aún con equipos que se engañan solos con las falacias que más les convengan.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *