¿Falta de protocolos? ¿Falta de capacitación?

Lo sucedido en el Metro no tiene justificación.

Y Claudia Sheinbaum Pardo y Jesús Orta Martínez, jefa de gobierno y secretario de seguridad capitalinos, dicen que es una falta de protocolo y de preparación del personal y de los policías.

La muerte de María Guadalupe Fuentes Arias, quien entró a la estación Tacubaya la mañana del sábado 16 de febrero de este año a las 7 de la mañana y fue arrojada a la calle por elementos de la Policía Bancaria e Industrial (PBI) peor que un animal –suena fuerte, pero es la realidad– poco después de las diez horas, sin llamar una ambulancia o a cualquier otro servicio médico, no sólo no tiene justificación: no tiene madre.

Y qué fácil es para Sheinbaum Pardo, quien también se justificó con el derrumbe y muerte de 19 niños y 7 adultos en el colegio Rébsamen en el sismo del 19 de septiembre de 2017, al asegurar que los permisos, supervisión y todo lo relacionado con las ampliaciones del edificio caído se hicieron en anteriores administraciones.

Ella era delegada en Tlalpan, ¿lo recuerda?

Mónica García Villegas, prófuga de la justicia y defendida por el polémico ex subprocurador general de la república, Javier Coello Trejo, nomás no ha sido ubicada.

¡Qué casualidad!

Fuentes Arias fue abandonada afuera de la estación con un derrame cerebral ¡un día completo!

¿A qué bestia puede ocurrírsele dejarla ahí sin siquiera llamar una ambulancia?

La mujer fue llevada a un hospital del IMSS hasta la tarde del domingo, donde murió dos días después.

Sin ser experto en derecho, podría configurarse el delito, acaso, de abandono de persona y más.

Sheinbaum Pardo reveló ayer estar al tanto de la información – que se ocultó hasta que lo publicó el diario Reforma el lunes – y que se exigió al Metro modificar los protocolos de atención.

Orta Martínez igual.

Que es falta de preparación, de protocolo y más.

-Tiene que ver con causas como falta de capacitación, falta  de protocolos, instrucciones que a lo mejor un mando dio en cierto sentido, y, entonces, eso hay que evaluarlo de una manera distinta, son áreas de oportunidad de mejorar la policía, dijo.

¡Ah!, pero que ya se dio vista al Ministerio Público y que la Procuraduría capitalina, ¿dónde anda Ernestina Godoy Ramos, por cierto?, ya investiga concienzudamente el caso.

Y que fue cesada la directora de la estación.

Jorge Gaviño, director del Metro en el gobierno de Miguel Angel Mancera y hoy asambleísta, asegura que sí existe un protocolo de atención de emergencias y que, incluso, hay un seguro médico al que pueden recurrir los usuarios hasta para acudir a un hospital privado.

Y añade que sí se cometió un delito al abandonar a la mujer en la vía pública.

¿Y qué cree?

No sucederá nada y se culpará a los medios de magnificar lo sucedido y de atacar a los funcionarios, que todos los días sólo piensan en cumplir con su ardua labor y con sacrificar tiempo, vida y salud en aras del bienestar y seguridad de los súbditos… (perdón) ciudadanos.

 

¿Quién se cree Gloria Sánchez?

Y para continuar con la culpa de los medios insensibles, conservadores y defensores del pasado, la senadora de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Gloria Sánchez Hernández, acusó ayer que los medios magnificaron el drama –la matanza– de Minatitlán, para golpear al gobierno.

La brillante legisladora, representante de Veracruz y suplente de Rocío Nahle, hoy secretaria de Energía, se retractó horas después, y dijo que respeta el periodismo objetivo -¿quién dice si es objetivo o no?- y que jamás pretendió minimizar el hecho.

Es lo de hoy: culpar al pasado y a los medios.

 

Nueva ley

El Consejo Nacional de Seguridad Privada (CNSP) que agrupa a empresas líderes del sector como grupo Multisistemas de Seguridad de Alejandro Desfassiux, pide en voz de su presidente, Raúl Sapien Santos, modificar la Ley General del ramo.

Félix Salgado Macedonio, presidente de la Comisión de Defensa en el Senado, y la Confederación Nacional de Empresarios de Seguridad Privada (CONESPRYSIR) realizarán el foro Prospectivas de la Seguridad Privada en México este viernes.

 

¿Quién manda en Naucalpan?

A la alcaldesa de Naucalpan, Estado de México, Patricia Durán Reveles, hoy de Morena y antes del PAN, del PRI y hasta del PARM, se le acumulan las complicaciones, que no puede resolver.

Aseguran quienes están cerca de la cúpula, en el segundo piso del ayuntamiento, que la culpa de todo es de Manuel Espino Barrientos, el alguna vez dirigente del Partido Acción Nacional (PAN).

Y es que el saltimbanqui examigo de Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, integrante del famoso Yunque, es tan cercano a la alcaldesa que el hermano de ésta, José Luis Durán, anda celoso.

Espino Barrientos tiene la administración y Durán Reveles, el carnal, el billete.

Mientras, Naucalpan está hundido en la peor crisis de seguridad en su historia. Sí, ya lo sabemos todos: herencia del PRI y del PAN.

 

Vámonos:

Pura madre… o madrecitas.

Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, insiste en que en Honduras se preparaba una caravana madre, aunque el gobierno de ese país la desmienta.

Ayer, en conferencia, echó mano del sentido del humor para asegurar que, acaso, no hubo caravana madre, pero sí madrecitas.

 

albermontmex@yahoo.es                               @albermontmex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *