Faltan contenidos y entidad

El cine mexicano tiene todo para despegar, asegura Eduardo Cortés

José Eduardo Cortés Moreno, egresado de la Universidad Anáhuac, platica a los lectores de Ovaciones cuál es su opinión sobre la evolución del cine mexicano y como ha progresado la industria cinematográfica por décadas. Eduardo ha trabajado en varios proyectos nacionales e internacionales que han tenido un gran impacto en su carrera profesional.

 

-¿Cuáles son las dificultades de hacer cine en México?

Creo que, afortunadamente, con el paso de los años y a partir del dos mil seis con este grupo de los tres amigos la producción en México se disparó gracias a un estímulo fiscal que permite producir películas en una mayor cantidad. Tanto ese estimulo como los diversos fondos pre existentes, como las nuevas tecnologías, han facilitado que las nuevas generaciones puedan hacer cine más fácil que antes. Era conseguir mucho más dinero, cámaras mucho más grandes y ahora con menos recursos puedes hacer cine. El problema ahora es que tenemos las herramientas y me parece que no sabemos a veces como contar historias. Ahora se habla de que empieza a haber una industria en el cine mexicano, pero el reto es cómo hacer buenas películas. Mucho de lo que se está haciendo en México es simplemente para las masas, pero carece de una calidad de contenido. El cine mexicano muchas veces intenta imitar a Hollywood, cuando nosotros podemos buscar nuestra propia identidad. El cine de autor mexicano tiene una entidad y tiene que haber una balanza. Se ha demostrado que se puede hacer buen cine y ahora es llevarlo a la potencia y que siga siendo comercial.

 

-¿Cuál es la fascinación de Hollywood con los directores mexicanos?

Cuarón, Del Toro, entre otros…

Fue circunstancial que los tres migraran a Hollywood en una misma época y que los tres hicieran cosas relevantes. Los mexicanos somos talentosos por naturaleza e históricamente existe a lo largo del cine y por eso existió la famosa época de El Cine de Oro, cuando Estados Unidos estaba enfocado en la guerra, México se puso a producir y ahí fue la migración. Desde entonces había ya una admiración hacia los directores, actores y fotógrafos mexicanos. Sin embargo, Hollywood regresó a producir y la calidad del cine mexicano decreció. Hubo décadas en la que el cine mexicano era “nulo” o de muy dudosa calidad. Entonces, la llegada de estos tres personajes a Hollywood fue la manera de que éste los volteara a ver de nuevo. Se dieron cuenta que los mexicanos tenían buen cine.

Yo creo que los mexicanos tienen este talento cultural y bagaje. Es importante mencionar que Guillermo del Toro menciona “Yo soy mexicano” y lo dice con orgullo. Ser mexicano te forma y te da los valores.

 

-¿Consideras que así como el cine italiano tiene su época con directores como Fellini, Tornatore, entre otros, los directores mexicanos están marcando una tendencia a nivel mundial? 

Ahora, con la globalización, el cine mundial o de cada nacionalidad empieza a tener una identidad conocida en todos lados. Tanto el cine o los cineastas, no sé si hay una tendencia clara ya que los tres hablan de cosas muy distintas, yo no estaría muy seguro de ello.

 

-¿Consideras que Netflix afectará el negocio de las salas de cine? Hablando de que Roma se estrenó en Netflix. 

No, son dos cosas muy diferentes, creo que es como la fotografía y el cine. Muchos decían que la fotografía iba a desaparecer y no fue así. Simplemente se vuelven medios distintos, ya que el cine siempre va a ser el cine y esa actividad en la que te vas encerrar en una sala gigante y te pierdes en la vida de los otros. Por otro lado, están estos servicios de “pago” que, desde la comodidad de tu hogar, puedes ver una infinidad de títulos, no sólo de películas si no de series o documentales o programas de televisión. Son experiencias muy distintas ya que a algunos les gusta ir al cine y a otros estar en su casa más cómodos viendo otras cosas. Lo mismo pasa con cualquier espectador ya que hay días que prefieres salir y otros días quedarte en tu casa…

 

-¿La violencia en el cine y en los videos juegos incita a los jóvenes a ser más violentos? 

No creo. Es un asunto de educación en casa, y, sobre todo, que en Europa se les está poniendo mucha atención a la salud mental y a atender esos focos rojos en la salud mental de los niños. No tiene nada que ver que en una película violenta el joven que lo ve tenga que matar, lo mismo pasa con los videojuegos. Es un tema de educación y si los padres de familia notan que hay una tendencia desde niños debe atenderlos, porque cualquier otro medio puede ser un estímulo para fomentar la violencia porque no está tratado y no saben cómo abordarlo.

 

-¿Cuál es la responsabilidad o existe alguna responsabilidad social del cine con los ciudadanos?

Sí, creo que como cineastas tenemos el privilegio, pero también la responsabilidad de contar buenas historias. El cine es un medio muy fuerte ya que no en vano se usaba como propaganda en la Segunda Guerra Mundial. Sabiendo todo este poder nosotros teniendo una cámara tenemos que saber qué hacer con ella, hay que hacer cosas e historias con contenido, que tengan algo que decir y sobre todo que sean relevantes a la sociedad. Que entren en la cabeza de la gente y que los haga reflexionar para el mundo contemporáneo.

 

-¿Cuáles son las 5 películas obligadas a ver para un amante del cine? 

Eduardo da su top cinco de películas en la historia del cine nacional e internacional…

  1. El ciudadano Kane, de Orson Welles
  2. El Padrino, de Francis Ford Coppola
  3. Psicosis, de Alfred Hitchcock
  4. 2001: Odisea del espacio, de Stanley Kubrick
  5. Matchpoint de Woody Allen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *