¡Federer viene a México!…

Según el periodista de ESPN Eduardo Varela, por primera vez en su carrera, el legendario tenista Roger Federer, visitará nuestro país para una exhibición en la Plaza de Toros México el próximo 23 de noviembre. “Su Majestad” nunca ha pisado suelo mexicano para un juego, a pesar de que los organizadores del Abierto Mexicano llevan cuando menos 10 años buscando traerlo. Mejor vinieron antes Rafa Nadal y Novak Djokovic que él. Lo anterior debido a que el máximo ganador de títulos de Grand Slams en la historia, suele acudir en las fechas del torneo en Acapulco a Dubai, de la categoría ATP 500. Y es que el Jeque de Dubai, le ofrece cada año a Roger 1 millón de dólares solo por asistir, eso, más lo que el mismo torneo ofrece en premios a cada jugador, además de diversos lujos y comodidades que sólo ese excéntrico millonario le puede ofrecer. La realidad es que para Federer… ¡Primero los dólares que el cálido aplauso del público mexicano!

 

¿En verdad valdrá la pena irlo a ver?…

En principio la noticia de la llegada de Roger a nuestro país, para todos sus fanáticos y seguidores seguramente puede parecer el máximo placer tenístico que puedan tener, una verdadera bomba. Pero si lo analizamos fríamente no lo es tanto, ya que para poder apreciar a Roger en su verdadero nivel, tendríamos que verlo en un torneo real y con un rival de calidad. Tal y como hemos visto a Nadal y a Djokovic en Acapulco. NO en un partido de exhibición. Porque además de lo costoso que seguramente será irlo a ver, ¿CONTRA QUIEN? Lo veremos en la exhibición. Y es que en décadas pasadas jugadores como Connors, McEnroe, o Agassi, vinieron a dar exhibiciones a México contra jugadores mexicanos, pero que en ese entonces estaban a gran nivel. Tenistas de la talla de Raúl Ramírez, quién en ese momento estaba dentro del top 10 del mundo, o Leo Lavalle quien llegó al #51 del mundo en singles y #23 en dobles. Otro gran tenista mexicano que participó en exhibiciones fue Luis Enrique “La Araña” Herrera, quien alcanzó el # 49 del ranking mundial y tuvo victorias sobre Jimmy Connors en Wimbledon y McEnroe en Washington. De ese tamaño eran nuestros tenistas que engalanaron aquellos shows tenísticos dando pelea y batalla a esas míticas leyendas del tenis. Pero hoy en día, no tenemos a un sólo jugador siquiera dentro de los 500 del mundo. De cualquier forma, la visita de Roger a México es un gran logro mediático y mercadológico, ya que solo él, y los empresarios que lo traerán, sabrán cuantos miles o incluso millones de dólares tendrán que desembolsar para traer a “Su Majestad” a nuestro país. Pero la pregunta obligada es… ¿A quién le pondrán enfrente?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *