¿Fondo de súper ricos?

Mientras el mundo vive la más severa angustia desde la Segunda Guerra Mundial, con la muerte de más de 72 mil personas por el Covid-19 -sin que se pueda estimar hasta hoy cuantos más perderán la vida- Forbes emite su tradicional lista de súper ricos, que siguen incrementado sus insultantes fortunas, y poco, o nada les importa que la recesión mundial que ya se padece provoque la pérdida de 200 millones de empleos.
Tan sólo los diez más ricos del mundo, incluida una mujer, acumulan la friolera de 685 mil 800 millones de dólares, tan sólo en sus activos fijos estimados por la revista financiera.
De México aparecen doce súper ricos con una riqueza conjunta de 105 mil millones de dólares, lo que equivale a 2 billones 612 mil 500 millones de pesos, cinco veces más de lo que el gobierno del presidente López Obrador dispone para enfrentar la crisis sanitaria y económica del país para todo lo que resta del año.
Esto muestra la extrema concentración de la riqueza derivada de 40 años de neoliberalismo, que hoy pudiera ofrecer la oportunidad de atender las necesidades de los más, incluidos todos los empresarios mexicanos que enfrentan severa crisis ante la problemática del Covid-19 y la contracción económica.
Si con tan sólo el 10 por ciento de la fortuna de los doce súper ricos (incluida María Asunción Aramburuzabala, única mujer en la lista) se creara un fondo de apoyo a la pequeña, mediana e incluso gran empresa (hotelera, aeronáutica, automotriz, entre otras) en apuros, se podría contar con 261 mil 500 millones de pesos.
Quizá el Consejo Coordinador Empresarial, que comanda Carlos Salazar Lomelín, pudiera encabezar estos sanos propósitos y atender las necesidades del sector privado con recursos del propio sector, porque de que los hay los hay, falta ver que quieran ser solidarios.
A nivel mundial pudiera ser igual, ¿o no?

SUSURROS
No hay duda que la crisis económica en México será en extremo severa, como en todo el mundo, aunque el anuncio de no contraer más deuda es positivo.
A pesar de ello el porcentaje del débito gubernamental sobre el PIB rebasará el 50 por ciento y seguramente las calificadoras bajarán sus índices de confianza a la nación.
La recaudación y el control inflacionario son dos factores que pueden ayudar a evitar mayor caída del PIB; por lo menos en el primer trimestre del año se aumentó la recaudación en 13.4 por ciento y la inflación se mantuvo controlada, en 3.25 por ciento.
Desde luego que viene lo más difícil.

Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz
oooOooo