Futuro con mal pasado


La semana pasada se llevó a cabo la primera asamblea nacional de una agrupación política denominada Futuro 21 que pretende enfrentar desde “la izquierda” al gobierno del presidente López Obrador.
Con la pesada carga de traer en sus entrañas al PRD, Futuro 21 nace minusválido y con pocas posibilidades de disputar y ganar espacios de elección popular en los próximos comicios intermedios del 2021.
Personajes tan devaluados como desprestigiados, como Jesús Ortega y Jesús Sambrano los mal afamados Chuchos, Futuro 21 apareció a la luz pública con personajes que pudiera pensarse merecen mejor destino como José Narro Robles, ex rector de la UNAM y exsecretario de salud.
Del resto de los integrantes conocidos que aparecieron en Futuro 21 muy poco se puede esperar aunque haya nombres de peso por los puestos alcanzados en el pasado, como Miguel Ángel Mancera, Silvano Aureoles o Gabriel Quadri.
Sus aspiraciones son tan obvias como difusos sus principios ideológicos, pretendidamente de izquierda, pero en los que no hay rubor alguno de aliarse con la derecha, específicamente con el PAN, para lograr algún triunfo.
Otros que se perfilan a encontrar espacios políticos en esa expresión política que huele más a pasado que a futuro, se encuentran también Rubén Aguilar, quien fuera vocero de Fox en la Presidencia de la República; Cecilia Soto, ex candidata presidencial; Beatriz Pagés, hija del inclito periodista José Pagés Llergo, y Purificación Carpinteyro
Difícil pensar que con estos componentes Futuro 21 pudiera llegar muy lejos, ni siquiera apuntalar a lo que queda del PRD, o usted dirá si apoyaría a Fernando Belaunzarán, Angélica de la Peña, Ruth Zabaleta o Demetrio Sodi de la Tijera.
Ya veremos hasta donde llega este añejo reciclado político.
SUSURROS
En Biarritz, donde se llevó a cabo la cumbre del G7 que reunió a los gobernantes de las 7 naciones del mundo occidental más importantes, pero no por ello alcanzó la trascendencia esperada y si afloró el divisionismo del grupo.
De entrada Donald Trump presionó sin éxito para que el grupo aceptara la inclusión de Rusia como elemento sustantivo para resolver conflictos globales como los de Irán, Irak y Corea del Norte.
Sin embargo fue el presidente francés Emmanuel Macron, quien dio la sorpresa al llevar intempestivamente a Biarritz al ministro de exteriores de Irak, Mohammad Javad Zarif, aunque no hubo ningún acuerdo conciliatorio con Estados Unidos.
Por lo que vio, el principal logro del G7 fue convocar a otra cumbre para el próximo año entre Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia, Gran Bretaña, Canadá y Japón
Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz
oooOooo