Goya, Negro

Alejandro González Iñárritu presenta en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco (CCUT), al lado del rector Enrique Graue  y el jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera,  su instalación virtual Carne y arena; llama a apoyar a mexicanos por revés de DACA en Estados Unidos

Como una coincidencia afortunada, así calificó el cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu, su instalación virtual “Carne y arena” que a partir del 18 de septiembre se presentará en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco (CCUT), en esta ciudad.

Durante la presentación de esta pieza, el realizador dejó en claro que dicho proyecto nunca lo concibió como una propuesta política, ni subordinada a una propaganda política, sino que nació hace cuatro años, “mucho antes de la realidad que vivimos ahora”.

“Para mí era un intento de explorar una condición humana, una obra artística que hablara de una realidad humana y una crisis humana a nivel mundial, no solo geográfica y nacionalista”, dijo González Iñárritu para quien la instalación, es también “una coincidencia afortunada que invita a los capitalinos a acercarnos a esa realidad tan lejana de esa frontera”.

Contó que la idea de entrevistar a los migrantes que aparecen en su propuesta surgió como un trabajo periodístico que más tarde se convirtió en un documental y señaló que “ello, nuestra realidad, es todo lo que no es en sí, la realidad es multidimensional y el cine es ese pequeño orificio en el que los cineastas invitamos al visitante a observar”.

Se refirió a la realidad virtual como un nuevo medio, con capacidades infinitas, distinto al cine, al tiempo que subrayó que dicha tecnología, “tiene un potencial increíble en la educación, en la ciencia y en la posibilidad de visitar de una forma distinta la compasión”.

“Lo que logra utilizar esa tecnología es el ponerte en los zapatos de alguien, sentir con y por, porque de esta manera, luego de haber visto tanto de la realidad migrante, no hay mejor forma que la de vivir un fragmento sensorial e intelectualmente.

“Esa es la mejor forma de entendimiento, el entender es la otra palabra de amar y la imposibilidad de los seres humanos de amarnos los unos a los otros, proviene de la incapacidad del entendimiento. No nos entendemos, estamos tuiteando todo el día, y me parece que esa capacidad de entendimiento puede transformar decisiones importantes en la realidad”.

Consideró que la realidad virtual es un medio que puede transformar museos y galerías, “porque podrás entrar en la mente profesional de un artista. Puede tener un potencial enorme o destructivo también”, agregó el realizador, al tiempo que apeló por un contacto con la realidad.

“Evidentemente esto (la realidad virtual) nos tiene ajenos, ya nadie está en la tierra, todos estamos perdidos aquí y hemos perdido la batalla de la realidad”, dijo.

 

APOYO A DREAMERS

El ganador del Óscar como Mejor Director en el 2016 por el filme “El Renacido”, llamó a apoyar a los “dreamers” tras la cancelación del Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), anunciado por el gobierno de los Estados Unidos.

Definido también como un migrante, González Iñárritu pugnó porque esta instalación, desde esa plataforma artística y humanista, hable del tema sin buenos, ni malos, sin racismos, “sino hablar de realidad compleja de diferentes nacionalidades”.

Reveló que la recepción de su propuesta ha sido aceptada y tenido buenas críticas en el mundo y adelantó que, tras visitar México, se presentará en Atenas, Grecia; París, Francia, en marzo del 2018, y más adelante en Washington, Estados Unidos.

Por su parte, Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la Ciudad de México, calificó de desafortunada la decisión del gobierno de los Estados Unidos de eliminar el DACA, y anunció que la Ciudad de México a partir de mañana instalará un fondo de 20 millones en apoyo a los jóvenes que pudieran regresar a la ciudad.

En su oportunidad, el rector de la UNAM, Enrique Graue, se dijo indignado por la cancelación de dicho programa, “pues satisface exclusivamente el racismo y a la intolerancia”.

Destacó que “de la mano con ellos y sus universidades, trabajaremos y procuraremos que consigan sus sueños. Y a quienes regresen, habrá que recibirlos con el apoyo nacional que les permita crecer y desarrollarse”.

Precisó que 37 millones de personas de origen mexicano habitan en Estados Unidos: “Son millones de narraciones distintas y cuyo éxodo transcurrió la mayoría de las veces, en silencio”.

Explicó que con la inauguración de “Carne y arena”, el objetivo es promover que” nos escuchemos, dialoguemos y entendernos; además de acercarnos a la realidad vivida por los migrantes; a sus experiencias personales, afectivas y humanas”. (Notimex)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *