Graue se metió a la boca del lobo; PAN con lo mismo: relevo hediondo

El rector Enrique Graue se arriesgó ayer.

Ciertamente desesperado porque la respuesta estudiantil se le puede salir aún de las manos, pero también con actitud de apertura y voluntad, acudió al CCH Azcapotzalco a reunirse con los estudiantes protestantes.

Ahí, donde comenzó la sospechosa espontánea molestia por el retiro de un subjetivo mural y nula atención a la falta de profesores, a los salones saturados, al presunto acoso a estudiantes y los abusos de los porros, el médico de profesión mostró aplomo.

Pero, ¿por qué dejar crecer un problema, que, como ha reconocido, fue mal atendido?

Ayer hasta tuvo que ir desde Ciudad Universitaria al CCH, que seguramente ni conocía, porque estudió en la preparatoria 4.

Tras un diálogo en el que aceptó absolutamente todo y que había transitado apenas con algunas interpelaciones, vino la pesadilla.

Un grupo de vándalos, de esos que se han enquistado en la UNAM y que se hacen llamar anarquistas comenzó a azuzar con el grito “¡Fuera Graue!”  y a arrojar piedras contra la camioneta en la que viajaba.

Acusaban que el rector no había firmado el pliego.

Néstor Martínez, vocero de Graue, aseguró que no lo firmó, ¡porque nadie se lo pidió!

Por la noche, lo hizo en rectoría, acompañado por un grupo de estudiantes, representantes de la asamblea ceceachera y padres de familia, que, tiempos modernos, han tenido una participación constante en el movimiento.

Los jóvenes se comprometieron a regresar a clases el 17 de septiembre, con un paro activo, lo que significa que el tema no ha concluido.

Pero los focos de alerta continúan encendidos en la Universidad, porque hoy se llevará a cabo una marcha para conmemorar aquella del 13 de septiembre de 1968 conocida como La Marcha del Silencio.

Con el 26 de septiembre, cuarto aniversario del caso Ayotzinapa, a doce días, y el 2 de octubre a diecinueve, el conflicto está lejos de resolverse.

Lo importante ahora es que, reitero, no se salga de control.

Después del 2 de octubre podría bajar la presión, pese a estar pendiente aún el relevo presidencial.

Sí va a haber botana

En el Senado se aprobó ayer que haya chapatas en las sesiones que duren más de cuatro horas.

El tupper challenge de Martí Godínez Batres, presidente del Senado, no prosperó.

Los legisladores no están de acuerdo con la medida, absolutamente mediática e histriónica, pero se cuadran, porque no tienen opción.

Sería un suicidio rebelarse.

Ricardo Monreal, coordinador de los 59 morenistas, aseguró ayer que no habrá marcha atrás en los ahorros, y advirtió:

-Prefiero que nos critiquen por la austeridad y no que nos critiquen por insensibles.

¡No puede haber senadores que ganen 500 mil pesos!

Y es que los senadores ganaban por todo.

Peleaban por una comisión, porque significaba otros 200 mil varos mensuales.

Nomás por hacer como que trabajaban.

Por lo pronto, habrá botana, chescos, café y meseros.

No edecanes, porque ya fueron reubicados.

Cero reforma educativa

Mario Delgado, coordinador de los diputados de Morena, advirtió ayer que se va a cumplir el compromiso de campaña y que no va a quedar ni una coma de la reforma educativa.

Se abrogará.

René Juárez Cisneros, coordinador de los priístas, reaccionó y dijo que esperan la nueva propuesta y que debe ser mejor, porque, de lo contrario, sería una aberración.

Mientras, Esteban Moctezuma, quien será el mero-mero en la SEP, reitera que se abrogará porque no se consultó, se impuso.

PAN con lo mismo

En el Partido Acción Nacional (PAN) la sucesión en la dirigencia apesta, hiede.

El albiazul vive la peor crisis desde que no ganaba ni una elección de jefe de manzana, allá por los setentas y principios de los ochentas.

Ricardo Anaya Cortés, ex líder y ex candidato presidencial, heredó el mando a sus alfiles y compas Damián Zepeda y Marko Cortés.

Uno, ex dirigente, se auto nombró coordinador de los senadores panaderos y ya despacha cómodamente en Paseo de la Reforma, con todo y la austeridá republicana.

Otro, Cortés, busca la presidencia del partido, luego de concluir en San Lázaro, donde fue coordinador de los diputados de la pasada legislatura.

Y cuando parecía que habría un choque de trenes o un duelo estelar y en súper libre por la dirigencia, después de que Héctor Larios Córdova  y Rafael Moreno Valle anunciaron que buscarían la dirigencia y acusaron a Cortés de todo lo imaginable, ¿qué cree?

Pues que se tira al piso.

Larios Córdova tuiteó:

-Con @MarkoCortes por la Presidencia y un servidor a la Secretaría General, buscaremos representar la planilla de unidad. México necesita un @AccionNacional fuerte y unido. Un partido al servicio de la sociedad.

¿Cómo los ve?

Bien dicen que la política es el arte de comer de todo sin hacer gestos.

Felipe Calderón, su ex patrón, retuiteó su mensaje y :

-Será el fin del PAN.

En el PAN no cambiará nada, porque Cortés significa la continuidad de Ricardo Anaya Cortés.

Diga lo que diga el joven panista, quien dice que lleva el azul en la sangre desde su infancia, cuando ayudó a personajes hoy de renombre en el partido.

Compiten –dicen– Ernesto Ruffo Appel, quien acusa a Cortés de estar cuando menos enterado de los moches –comisión que exigían los diputados por conseguir recursos para los estados-, y Manuel Gómez Morín, nieto del fundador del PAN, del mismo nombre.

Ruffo Appel acusa a los actuales mandamases del partido de acomodar todo a su conveniencia.

Acusa que se abrió la afiliación, que, aunque deben esperar un año para votar, significa trioquiñuelas:

-Ya lo están manejando parcialmente, porque inducen el voto. Toman nombre, credencial y firma. Eso es trampa.

Vámonos:

Margarita Zavala Gómez del Campo va de fracaso en fracaso. Tuvo que dejar su candidatura presidencial, por exceso de apoyo. Hoy, la acusan de plagio en Argentina, por su fundación Libre.

albermontmex@yahoo.es                       @albermontmex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *