Homenaje a Juan Soriano

INBAL recuerda al pintor tapatío a 13 años de su fallecimiento; uno de los artistas más influyentes del siglo XX en México

A 13 años de su fallecimiento, el pintor y escultor mexicano Juan Soriano, es considerado uno de los artistas plásticos más influyentes del siglo XX en México, recordó el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL).

Juan Francisco Rodríguez Montoya, su nombre completo, nació en Guadalajara, Jalisco, el 18 de agosto de 1920 y falleció el 10 de febrero de 2006 a los 86 años en la Ciudad de México.

El pintor Jesús Reyes Ferreira lo introdujo al arte mexicano precolombino y colonial, así como al arte extranjero, y encontró en la corriente abstracta un cauce próximo a su temperamento.

En 1934, participó por primera vez, en una exposición colectiva en el Museo de Guadalajara, lo que llamó la atención de artistas como María Izquierdo y José Chávez Morado, así como la fotógrafa Lola Álvarez Bravo, quienes lo alentaron para viajar a la Ciudad de México.

Al año siguiente, se mudó a la capital y pronto entró en diálogo artístico y personal con Diego Rivera, Frida Kahlo, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros y otros miembros de la vanguardia.

En 1937, ingresó a la Escuela Nocturna de Arte para Obreros y en la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR), donde se relacionó con miembros de la vida cultural mexicana, como Rafael Solana, Salvador Novo y Xavier Villaurrutia.

Por esa época comenzó su actividad como escenógrafo y diseñador de vestuario en el grupo de teatro Poesía en Voz Alta, al lado de Octavio Paz, Juan José Arreola y otros, posteriormente impartió clases en la Escuela de Pintura y Escultura La Esmeralda y comenzó su participación en exposiciones internacionales en Nueva York y Filadelfia.

En su trayectoria, evaluaba el trabajo de esos artistas y tomaba interés en las artes populares e indígenas, así como en los modos expresivos que venían del cubismo, el expresionismo alemán y el fauvismo, además de los artistas parisinos de la posguerra.

Desde 1946 su obra y trayectoria comenzó a ser reconocida y galardonada, ese año recibió el Premio Constancia Especial de Mérito, otorgado por la presidencia de Manuel Ávila Camacho; tres veces obtuvo el Premio de Adquisición del Salón de la Plástica Mexicana y tres veces fue nombrado Artista Productor por el Instituto Nacional de Bellas Artes.

Dos veces obtuvo la Medalla Orozco de la ciudad de Guadalajara; en 1987 recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes y en 2005 el INBA le concedió la Medalla de Oro de Bellas Artes. También recibió distinciones en España, Francia, Polonia y otros países.

En 1959 celebró sus 25 años como artista con una magna exposición en el Museo de Arte Moderno y en 1966 presentó su primera gran exposición escultórica en el Palacio de Bellas Artes, quien además fue creador de grandes esculturas monumentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *