Ilusiona a Arturo Gilio sumar fechas en nuestro país

GUSTAVO MARES

‘Estuve en España cuatro meses. Vine a arreglar mi visa de trabajo y con la ilusión de sumar algunas novilladas aquí’, afirma Arturo Gilio hijo.

De 14 años de edad, Gilio viajó a Europa por primera vez, cuando contaba 15 años de edad: ‘Es difícil porque cambia tu vida, pero es un esfuerzo mínimo con tal de ser torero’.

Como novillero con caballos lleva cuatro festejos toreados, pero sin varilargueros lo respaldan más de 25 festejos.

Sobre la posibilidad de debutar en la temporada chica de la México, apunta: ‘Yo sí quiero, pero mi apoderado me dice que me falta mayor experiencia. Habrá que esperar’.

Aunque su padre está asociado en una ganadería con el diestro Arturo Saldívar, son contadas las ocasiones en que ha podido tentar ahí. ‘Los tiempos no coinciden, cuando son las tientas me encuentro en España’, afirma.

No obstante, Gilio ha recorrido grandes distancias para darse ‘las tres’: ‘Una de mis primeras tientas fue en Querétaro. Me fui en autobús doce horas. Me dieron las tres en dos vacas e inmediatamente me regresé, otras doce horas’.

De momento, está en tratos para actuar en la Feria de Tequisquiapan.