Impone Alemania estricto control sobre los viajeros

*El lunes regreso presencial a las aulas, sin plan b

BERLÍN.- Alemania intenta aumentar el control sobre los viajeros ante el creciente número de contagios de covid “importados” del extranjero y la preocupación por cómo puede afectar al pronto retorno a la actividad escolar presencial.

A partir de este domingo entrarán en vigor normas más estrictas de ingreso en el país para los ciudadanos que no hayan recibido la pauta completa de la vacuna o no hayan superado la enfermedad, al tiempo que se reducen de tres a dos las categorías de zonas de riesgo.

Así, a partir del 1 de agosto todos los viajeros mayores de 12 años no inmunizados deberán presentar un test negativo, independientemente de su vía de acceso a Alemania -por avión, barco, tren o carretera- y del país de estancia previa, sea considerado o no región de riesgo.

La normativa será más estricta para aquellos que ingresen al país desde una zona bajo domino de una variante más agresiva y no predominante en Alemania, pues la obligación de presentar un test negativo se extiende también a las personas inmunizadas.

Las personas no inmunizadas procedentes de zonas de alto riesgo -entre las que figuran España y Holanda desde el pasado martes- deberán guardar diez días de cuarentena, que se podrán acortar presentando un test negativo pasados cinco días desde la llegada a Alemania.

Los viajeros que lleguen de zonas con presencia de variantes más agresivas del virus, actualmente Brasil y Uruguay, deberán guardar 14 días de cuarentena, independientemente de si están inmunizados o no, sin opción de acortar el aislamiento.

En tanto, se eleva de los seis a los doce años la edad mínima de los menores que deberán presentar un test negativo al ingresar en Alemania.

Los menores no inmunizados -la gran mayoría, ya que de momento la vacuna de BioNTech/Pfizer sólo se contempla para niños a partir de doce años y con determinadas dolencias previas- podrán dejar de guardar cuarentena pasados cinco días desde la llegada al país procedentes de una región de alto riesgo, sin necesidad de realizarse un nuevo test.

En el caso de estancia previa en una zona de riesgo por presencia de variantes, el aislamiento será también para los menores -inmunizados o no- de catorce días.

Según el último informe semanal del Instituto Robert Koch (RKI) de virología, sólo el 8 % de los menores entre 12 y 17 tienen ya la pauta completa y alrededor del 81 % no han recibido todavía ninguna dosis de la vacuna.

Este mismo informe indica que entre el 28 de junio y el 25 de julio se registraron 3.662 positivos relacionados con estancias en el extranjero, 1.247 de ellos atribuibles a España, seguida de Turquía (249) y Holanda (203).

La mayoría de contagios -el 81 %- se sigue produciendo dentro de Alemania, subraya el RKI.

 

Regreso presencial a las aulas  

En tanto, Alemania se prepara tras el receso estival para la vuelta escalonada a las aulas propia del país, con la intención de regresar a las clases de manera presencial y sin división de grupos, con las debidas medidas de precaución.

Así, el lunes inician las clases los estados federados de Schleswig-Holstein y Mecklemburgo-Antepomerania y el jueves lo hará la ciudad-estado de Hamburgo; los alumnos de Brandeburgo y Berlín volverán a las aulas el lunes de la semana siguiente.

Al menos durante las primeras semanas se mantendrá el testeo regular en las aulas -un mínimo de dos test por semana-, así como el uso de mascarilla.

El inicio del curso escolar parece así un calco al del año pasado -regreso a las aulas de manera regular y en grupos completos- sin conocerse planes alternativos ante el pronosticado aumento de contagios en otoño y con poco más de la mitad de la población vacunada.

A finales de junio, el ministro de Sanidad, Jens Spahn, recibió una lluvia de críticas al declarar que en otoño e invierno probablemente serán necesarias medidas en los colegios como el uso de mascarillas y clases híbridas -presenciales y a distancia-.

El año pasado, las clases presenciales quedaron suspendidas por segunda vez en la pandemia a mediados de diciembre para los once millones de alumnos en Alemania ante la incapacidad de contener la segunda ola de contagios. (EFE)