Industriales piden al Gobierno federal homologar los sectores esenciales con los de Estados Unidos y Canadá

Los industriales del país pidieron al gobierno federal homologue los sectores esenciales con los que tienen enlistados Estados Unidos y Canadá, por la contingencia sanitaria por el coronavirus SARS-CoV2.

De lo contrario, advirtió Eduardo Solís, encargado de las Cadenas globales de suministro de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), sería “un riesgo brutal” para los empresarios mexicanos.

En videoconferencia, explicó que existe una gran preocupación por parte del sector industrial mexicano en las cadenas globales de valor donde las más relevantes en la economía son la automotriz, aeronáutica y electrónica.

De esta forma, señaló que “el que tengamos la posibilidad de cadenas de suministro rotas por no estar alineados o sincronizados con nuestros principales socios comerciales, nos pone en un riesgo brutal, de un retroceso, de perder a los clientes y una construcción que hemos hecho con tantos años”, aseveró.

Y es que indicó que cuando empiecen a operar las empresas fabricantes de equipo original de los sectores más importantes en Estados Unidos y Canadá, en el caso de México no podrá hacerlo porque no estarán alineadas y por no contar con “los mismos sectores denominados esenciales que los otros dos países y se tendría cadenas de suministro rotas”.

Solís advirtió que si México no es confiable para importar los suministros que las empresas globales necesitan, sean de la Defensa o privadas, empezarán a buscar proveedores locales, “regresar a la industria de proveeduría aeronáutica a Estados Unidos significa perder todo lo que hemos ganado con exportaciones que están creciendo antes del COVID-19 a doble dígito”.

Ejemplificó que empresas como Boeing ya comenzó a trabajar “de manera modesta”, y México está insertados con ellos en esas cadenas globales.

“Las puertas del Boeing 777, el más importante, se hacen en México, nada más en Chihuahua hay alrededor de 14 empresas proveedoras de Boeing”, advirtió.

El expresidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz e integrante del Cuarto de Junto en las negociaciones del T-MEC, comentó que en el sector automotriz hablar de la posibilidad de que existan cadenas de suministro rotas, significaría que una empresa armadora en la Unión Americana no podría abrir porque la integración que existe entre los tres países de Norte América y Europa es muy fuerte, lo que pone a México “en una posición muy delicada”.

Señaló que son 90 mil millones de dólares, el superávit generado por la balanza comercial de la industria automotriz mexicana en 2019.

“En el sector automotriz, son 147 mil millones de dólares  anuales, y ese sector exporta alrededor de 12 mil millones de dólares, pero son 36 mil millones de dólares mensuales, los que se están viendo afectados, nada más en exportación”, dijo Eduardo Solís.

“Somos muy conscientes de lo que está sucediendo en cuestión de salud y vamos a tener mucho cuidado”, aseguró en este sentido Raúl Picard, vicepresidente de la Concamin, sobre el llamado al Gobierno a negociar una apertura de esas industrias.

Alejandro Malagón, también vicepresidente y vocero de la cúpula de los industriales, habló de su interlocución con el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, quien “es consciente” de la necesidad de crear “un plan espejo” entre ambos países, como el propio diplomático aclaró en las redes sociales.

“Estoy haciendo todo lo que puedo para salvar las cadenas de suministro México-Estados Unidos-Canadá que se crearon a través de las últimas décadas. Es posible e imprescindible cuidar la salud de los trabajadores sin destruir esas cadenas. La integración económica de Norteamérica exige coordinación”, aseguró Landau en su cuenta en Twitter, el pasado martes.