Intereses mutuos

Contra muchos malos augurios, pronósticos de desastre y hasta deseos de humillación, de algunos, la presencia del presidente López Obrador en Estados Unidos resultó positiva, de diálogo y respeto mutuo.
El propio mandatario mexicano resaltó que hoy la relación con Estados Unidos se lleva a cabo “sin prepotencias o extremismos”, a pesar de las grandes diferencias que pueda haber entre ambas naciones, como las ha habido siempre a lo largo de la historia.
Así como el Ejecutivo mexicano supo presentarse ante la nación más poderosa del mundo con dignidad, como él mismo lo señaló en su discurso oficial, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, también ofreció una impecable imagen de amistad y buena relación.
Trump habló de los 36 millones de ciudadanos mexicoamericanos que fortalecen “nuestras comunidades y colorean todos los trazos de la vida de nuestra nación; además, son grandes hombres y mujeres comerciantes, conforman un gran porcentaje de propiedad de negocios, son sumamente exitosos, son como usted (AMLO), grandes negociantes, grandes personas y seres honorables”.
Enmarcado el encuentro en el arranque del nuevo acuerdo comercial de América del Norte, T-MEC, se abrió el camino para fortalecer las relaciones comerciales en la región que hoy representa el 27.8 por ciento del producto mundial, el objetivo es incrementar el volumen hasta recuperar el 40.4 por ciento que representaba la economía regional en el mundo en 1970.
Claro está que la excelsa visita fue para Trump muy bien utilizada para arrancar a su favor algunos millones de votos de esos 36 millones de mexicoamericanos que hay allá.

SUSURROS
La industria automotriz nacional, que ha llegado a exportar hasta 285 mil unidades en un sólo mes (marzo de este año), es una de las que más dependen de los acuerdos de libre comercio entre México, Estado Unidos y Canadá.
Por eso, el nuevo T-MEC es el marco idóneo para el repunte automotriz en México, seriamente afectado por la paralización de las plantas armadoras derivadas de la pandemia Covid-19, que sin embargo, este junio repuntó sólidamente hasta producir 239 mil unidades.
El reto para la industria automotriz nacional es cumplir con los requisitos salariales impuestos por el T-MEC, de 16 dólares la hora, pero de lograrse se beneficiaría ampliamente al trabajador mexicano y se rompería record de producción y exportación.

Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz
oooOooo