La austeridad no matará a la NFL; tache a Harfuch por cerrar CDMX

La NFL regresó y no se irá.

Después del ridículo de 2018 cuando se canceló el juego, a la postre el mejor de la temporada, entre Carneros de Los Angeles y Jefes de Kansas City, por el mal estado de la cancha del estadio Azteca, anoche volvió.

Claudia Sheinbaum Pardo confirmó ayer que habrá más juegos en la CDMX, aunque, como en la Fórmula 1, no se dará ni un quinto del erario para financiarle.

-Como en la Fórmula 1, vamos a buscar que con inversión de empresarios se mantenga la NFL en la ciudad, dijo ayer la ex delegada en Tlalpan, tras reunirse con el comisionado de la NFL, Roger Goodell, en el antiguo palacio del ayuntamiento.

El juego de anoche en el Estadio Azteca entre Cargadores de Los Angeles  y Jefes de Kansas City fue el último en el que el gobierno federal participó en el financiamiento a través del extinto Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), que aportaba 14.5 millones de dólares -290 millones de pesos- para realizarlo.

Según cálculos del CPTM y de la Secretaría de Turismo (Sectur), los juegos de la NFL en la Ciudad de México representan una inversión no hecha de al menos 250 millones de dólares, unos 5 mil millones de pesos, por transmisión de televisión e internet así como los millones de tuits y publicaciones en Facebook en México, Estados Unidos y el resto del mundo, además de la derrama por concepto de turismo.

Esto significa que con 290 millones de pesos se consiguen beneficios para la marca México 20 veces superiores.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador y de Claudia Sheinbaum Pardo no han entendido, que, como él Fórmula 1, donde aportaban 40 millones de dólares por evento -213 millones de dólares por cinco o cuatro mil 200 millones de pesos-, no es un gasto ni dinero tirado a la basura, sino una inversión.

La Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México (Canaco-CdMx) calcula que el juego entre Kansas City y Cargadores de Los Angeles, antes San Diego, dejó una derrama económica de 257 millones de dólares, unos cinco mil millones de pesos.

Esta es producto de gastos de operación, patrocinadores y socios del evento, además de la transmisión por todos los medios conocidos y por conocer, publicidad y recursos que el turismo nacional e internacional, principalmente de las ciudades de donde son ambos equipos, gasta en México.

Habrá que esperar para conocer si Sheinbaum Pardo acudió al encuentro, porque a la Fórmula 1, según su oficina de prensa, sólo asistió a saludar a Sergio Checo Pérez, y a supervisar el evento.

La NFL suele ser generosa y obsequiar boletos para los funcionarios de las ciudades a las que lleva sus eventos y la CDMX, seguro, no fue la excepción.

 

¿El rey de los deportes?

Andrés Manuel recibió ayer también a Goodell, a quien advirtió que el futbol americano es muy importante, pero que el beisbol es el rey de los deportes.

Con un balón que le obsequió el funcionario enefeliano en la mano izquierda y una pelota de béisbol en la derecha, que le envió el domingo Mariano Rivera, dijo:

-Estoy con Roger, él es el alto comisionado de el futbol americano de Estados Unidos. Me trae este balón de futbol americano y yo le estoy mostrando con mucho orgullo esta pelota de beisbol que me mandó precisamente Mariano Rivera ayer, el mejor relevista, para mi gusto, de grandes ligas.

 

De Panamá

Entonces para que no vayan a decir mis amigos beisbolistas que estoy cambiando de deporte. Yo tengo que impulsar todos los deportes y este también es un buen deporte. El futbol americano, pero aquí Roger es un tolerante y puedo decir que, el beisbol, con todo respeto, es el rey de los deportes.

¿O tú cómo ves Roger?

La NFL tiene firmado un contrato para que haya juego en México hasta 2021; es decir, dos más.

Como sucede con Sheinbaum Pardo, su consen, habrá que esperar para saber si los hijos de Andrés Manuel acudieron al estadio Azteca, sólo para cumplir con el protocolo.

 

¿Quién ordenó cerrar todo en torno al estadio?

Omar García Harfuch debe dar explicaciones sobre el absurdo operativo vial que se aplicó ayer en torno al estadio Azteca.

Todas las calles que sirven como alternativa a Periférico y calzada de Tlalpan estaban cerradas, porque a algún brillante funcionario del gobierno capitalino o jefe policiaco se le ocurrió.

Si el secretario de seguridad estaba enterado y lo aprobó, cuánta ignorancia y falta de sentido común.

Además, ¿a quién se le ocurrió que no hubiera estacionamiento en el estadio Azteca?

Y los de a pie, los policías que están parados por horas ahí, evitando que alguien pase por las calles cerradas, sólo respondían que sus superiores lo ordenaron.

 

Vámonos: La UNAM no vuelve a clases. La prepa 9 está en paro, así como la FES Cuautitlán. O ponen orden o podría lamentarse.

 

albermontmex@yahoo.es                              @albermontmex