La celebración de AMLO y la empatía; avalan a Oaxaca para recibir turismo

Andrés Manuel López Obrador celebró ayer el triunfo del 1 de julio de 2018.

Y lo hizo en Palacio Nacional, en una pieza de museo, el Recinto Parlamentario, con una escenografía que, como en el informe de septiembre de 2019, cuando era enorme el estrado y el patio, presentaba un error garrafal: una silla vacía que, en términos de comunicación, envía una señal negativa.

¿Había necesidad de mostrar poca empatía y poca solidaridad y sensibilidad cuando se superó a España en muertes por Covid, con 28 mil 510, por 28 mil 343, cuando hay miles de mexicanos hospitalizados, cuando se han perdido casi dos millones de empleos formales, más 12 millones informales, cuando la economía se ha desplomado y cuando el crimen volvió a mostrar ayer que es más poderoso que el Estado?

En Irapuato, Guanajuato, fueron ejecutados 24 jóvenes en un centro de rehabilitación, mientras él aseguraba en si discurso que ha mejorado la seguridad.

Un comando, así, con total impunidad.

Como en los sexenios de Felipe Calderón -recuerdo uno en Tijuana, Baja California- y Enrique Peña Nieto.

Andrés Manuel no lo necesitaba.

Los reflectores los tiene diariamente con su mañanera, donde habla de los temas que quiere.

¿Entonces?

Y, además, en un lugar histórico, donde fue aprobada la Constitución de 1857.

Esa falta de empatía y sensibilidad la mostró ayer también Beatriz Gutiérrez Müller, su esposa.

-No soy médico. A lo mejor usted sí. Ande, ayúdelos, tuiteó cuando José David Guerra Muñoz le preguntó en twitter cuándo atendería personalmente a los padres de los niños con cáncer.

“Gracias por su amable respuesta”, tuiteó el usuario.

La respuesta se convirtió de inmediato en tendencia e hizo recordar las de Vicente Fox Quesada y Enrique Peña Nieto:

-¿Y yo por qué?, dijo el guanajuatense cuando le cuestionaron en torno al despojo -según acusó el dueño Javier Moreno Valle- que TV Azteca de Ricardo Salinas Pliego cometió con Canal 40.

-Yo no soy la señora de la casa, respondió el mexiquense cuestionado en torno al precio de las tortillas en una entrevista radiofónica.

Gutiérrez Müller borró los tuits y, más tarde, ya asesorada, regresó a los 140 caracteres para disculparse:

-Están muy inquisidores los adversarios de mi esposo, ¡por algo será! Si mi expresión «No soy médico» ofendió a alguien, ofrezco disculpas. En cuanto a mí, sólo expresarles que soy profundamente humana y deseo el bien a todos, ahora y siempre.

Y, nuevamente, mostró poca empatía.

¿Por qué no disculparse y ya?

Asumir el error.

Se han cumplido dos años y Andrés Manuel, hasta ahora, no ha aprovechado ese respaldo irrefutable que obtuvo en las urnas.

Aún está a tiempo, pero, con base en lo escuchado, difícilmente modificará la ruta.

Como dicen en la calle, utilizando su estilo de frases y refranes: se morirá con la suya.

Andrés Manuel López Obrador debió mostrar ayer un poco de empatía y no celebrar su arrollador triunfo en las elecciones de 2018, cuando en diversos estados, incluida la Ciudad de México, sede de los Poderes de la Unión, el crimen da muestras un día sí y otro también de su poderío, y cuando hay 40 mil mexicanos hospitalizados en riesgo de morir por la epidemia.

 

Oaxaca, distinguido          

Oaxaca fue reconocido con el Sello de Seguridad Global (Global Safety Stamp) otorgado por el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés)

Esto significa que está listo para recibir a los visitantes en la reapertura.

En preparación para la reapertura, el estado que gobierna Alejandro Murat Hinojosa se sumó a los protocolos de sanidad e higiene del Consejo Mundial de Viajes y Turismo, una distinción con que cuentan solo 8 estados de México

-El objetivo principal es proteger la salud, tanto de las y los oaxaqueños, como de quienes nos visiten, dijo el mandatario.

Hasta ahora, sólo 8 estados de México cuentan con este reconocimiento, y Oaxaca es el primer destino colonial y de playa en obtenerlo.

-Los atractivos turísticos de Oaxaca tienen reconocimiento internacional por la combinación de su gran riqueza cultural, historia, arquitectura, bellezas naturales, clima, artesanías, tradiciones como la Guelaguetza y su gastronomía, catalogada como Patrimonio de la Humanidad, dijo Gloria Guevara Manzo, presidenta y CEO del WTTC.

 

Vámonos: Hay que ir a los restaurantes que ya abrieron en CDMX.  Hay que mostrar empatía, solidaridad y sensibilidad.

 

albermontmex@yahoo.es         @albermontmex