La CNDH jamás ha sido de verdad

La elección de Rosario Piedra Ibarra en la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) producto de un proceso y elección cuando menos poco claros termina con el espíritu de presunta autonomía de una institución que debe, en teoría, señalar los abusos en el ejercicio del gobierno, pero que, históricamente, ha sido una farsa y comparsa.

La hija de Rosario Ibarra de Piedra, a quien buscar a su hijo desaparecido por la Dirección Federal de Seguridad (DFS) cuando era miembro de la Liga Comunista 23 de Septiembre en la década del setenta le llevó a ser política, es militante activa de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y ha sido candidata a cargos de elección popular, lo que, sin duda, le resta aún más credibilidad.

La 23 de Septiembre intentó secuestrar al empresario Eugenio Garza Sada, líder del Grupo Monterrey, en 1973, pero, en el intento, éste fue asesinado.

Ese y otros hechos similares de violencia significaron una cacería del gobierno federal para extirminarles.

Andrés Manuel López Obrador se queja de simulación e hipocresía de la CNDH, “donde doctores y maestros con estudios en universidades famosas de México y el extranjero, se distinguían por cobrar bastante por su sinceridad y por guardar un silencio cómplice que encubría”.

Y celebra la llegada de Piedra Ibarra:

-Se trata de una mujer que padece por la desaparición de su hermano, hija de doña Rosario Ibarra de Piedra, fundadora directa de las mujeres que en situaciones muy difíciles empezaron a buscar a sus hijos. Son auténticas defensoras de derechos humanos.

Esto abre la posibilidad que la CNDH deje de ser una pantalla, un organismo alcahuete del régimen y se profundice en las investigaciones y se acabe con la impunidad y se dé una respuesta a los familiares y a las víctimas, sí estoy contento con esta decisión, dice.

Si fuese cierto, sería plausible.

Pero no lo es.

Ni antes ni ahora, la CNDH ha sido real. Es, como lo dice López Obrador, comparsa, una simulación.

El ombudsman que se irá la semana próxima, Luis Raúl González Pérez, es del grupo que ha dominado a la CNDH y en el que destacan abogados como  Jorge Carpizo McGregor, Jorge Madrazo Cuéllar, Mireille Roccatti, José Luis Ramos,José Luis Soberanes, Raúl Plascencia y González Pérez.

 

Los votos de la discusión.

El Partido Acción Nacional (PAN) acusa a Morena y a sus afiliados de hacer triquiñuelas en la elección de Piedra Ibarra y hasta asegura que difícilmente habrá tregua.

Damián Zepeda, senador del albiazul, dice que la señora Piedra debería renunciar y permitir que se repita el proceso, la elección, porque eso daría legitidad a su nombramiento.

El tema de discusión no podía ser más claro:

Acusan los panistas que se depositaron 116 votos en la urna transparente y que los morenistas aseguran que fueron 114.

¿Por qué?

¡Ah, pus si fuesen más los obligaría realizar una nueva ronda de votación y, entonces sí, aguas!

Con 114, la mayoría calificada, necesaria para el nombramiento, se alcanza con 76 votos -el número que obtuvo Piedra Ibarra-, pero si se acepta que fueron 116, entonces sí, el proceso tendría que reponerse, porque sería 78 la cifra mágica.

“Está documentado, ya que hubo 116 senadores y senadoras que votaron en el proceso. Lo correcto en términos legales, morales y éticos es que se anule eso, y se reponga ese procedimiento, que se dé por terminada esa etapa”, dice Zepeda.

Ricardo Monreal Avila, coordinador de los senadores de Morena, se enredó ayer en twitter cuando quiso aclarar las acusaciones del albiazul pero sumó 116 votos. Entonces, se modificó el discurso y se dijo que había dos en blanco. O sea… 114.

 

Vámonos: El IPN tendrá campeón hoy de futbol americano de categoría mayor de la ONEFA: Burros Blancos y Aguilas Blancas disputarán al mediodía el citado título.

 

albermontmex@yahoo.es      @albermontmex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *