La evasión de los tres: por colusión al interior del Penal y responsabilidad del Sistema de Justicia Federal que da amparos para que no se trasladen a los de máxima seguridad

 

El Gobierno de la Ciudad de México responsabilizó a personal interno del Reclusorio Sur de la fuga de los tres presos que este miércoles se dio en el Reclusorio Preventivo Varonil Sur, pero también a al Sistema de Justicia Federal, al señalar que desde hace tiempo se solicitó el traslado de 190 presos, entre los que se enlistaron a los evadidos, que requerían estar en penales de alta seguridad y sólo se otorgó el traslado para 140 en octubre pasado.

De ahí que la jefa de Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum Pardo reiteró su llamado de atención a los jueces para que en estos casos, “(los reos) puedan estar en penales de alta seguridad”, y que no sea porque se les obsequian amparos que se impida su traslado fuera de la capital.

En conferencia de prensa para dar los pormenores de lo que se tenía sobre el caso hasta el momento, exigió que las investigaciones lleguen a sus últimas consecuencias porque “en nuestro Gobierno no hay pactos ni compromisos mafiosos y no se tolera la corrupción”.

Al dar a conocer algunos videos del Reclusorio y detalles de cómo podría haberse dado la fuga de Luis Fernando Meza González, Víctor Manuel Félix Beltrán y Yael Osuna Navarro, la secretaria de Gobierno, Rosa Icela Rodríguez Velázquez precisó que no se ha pedido la renuncia del subsecretario del Sistema Penal local, Hazael Ruíz, y sí del subdirector del penal, que fungía como encargado de despacho, Omar Tonatiuh Zamora Mendoza, así como del subdirector de Seguridad del penal, Oscar Labastida Galván, pues dejó claro que hubo ayuda desde dentro del penal –ya fuera por colusión o coacción-, para que estas tres personas se pudieran fugar en una camioneta que tenía como destino el Hospital Rubén Leñero, para llevar, efectivamente a una persona.

Y es que al hacer la revisión física del lugar en donde se encontraban recluidos, se encontró que las esclusas y puertas que comunicaban a la celda de los evadidos estaban “sin candado y abiertas”; se encontró cortado un barrote de seguridad donde se infiere que estas personas descendieron metro y medio a una segunda área común y con unas cizallas cortaron la malla ciclónica para acceder a la planta baja, recorriendo un espacio de 20 metros, apoyados por una escalera “de donde se infiere que ascienden a la parte superior del muro perimetral del reclusorio para descender en el cinturón interno donde se encuentran los vehículos de traslado”.

Señaló que videos en la zona del cinturón interno muestran la salida de un vehículo de traslado a las 05:50 horas de la mañana.

Y en un siguiente video de otra cámara se aprecia que baja el custodio operador de dicha camioneta, se acerca a los elementos de seguridad responsables de la aduana de vehículos, se aproxima con ellos por escasos segundos, aborda su camioneta y se retira, observándose que los custodios responsables de la aduana no llevaron a cabo el protocolo de revisión para la salida de la unidad y el registro en bitácora del ingreso y egreso del vehículo.

Se indicó que entre las 19:30 y las 20:10 horas del 28 de enero se hizo el pase de lista habitual por parte del segundo turno de custodios, reportando sin novedad.

A las 7:45 horas del 29 de enero, se efectúa por protocolo, un nuevo pase de lista a caro del mismo segundo turno de custodios, que comunica vía telefónica, “sin novedad” a la Subsecretaría del Sistema Penitenciario.

Pero a las 8:00 horas, y al recibir el servicio, el tercer turno detecta y reporta de manera inmediata, la falta de tres internos, por lo que se activan los protocolos para el caso de evasión que consiste en reportar a sus mandos inmediatos superiores, autoridades locales y federales; se proporcionan las fichas de identidad y se activan los mecanismos de búsqueda al interior por parte del Sistema Penitenciario, y al exterior por parte de la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

No obstante, la autoridad penitenciaria tuvo conocimiento alrededor de las 08:00 horas, por lo que a partir de ese momento se inició el seguimiento por cámaras del C5, de la ruta del vehículo de seguridad sin que se tenga imagen al momento en el que presumiblemente hubiesen abandonado el vehículo.

Al hacer una revisión de las cámaras de vigilancia interna del Reclusorio se observó que en las zonas 1 y 2 del área de ingresos, de las 21:00 horas del día 28 a las 01:00 horas del 29 de enero, se detecta movimiento en al menos cinco internos y tres custodios, “situación irregular a todas luces”.

Hasta ayer, se informó que más de 20 personas han declarado, pero no se sabe si en calidad de testigos o presuntos responsables, dijo Rodríguez Velázquez.

Omar Harcía Harfuch, secretario de Seguridad Ciudadana (SSC), señaló que hay 26 puntos de revisión con poco más de 340 elementos, que llevan a cabo revisiones aleatorias, pero señaló que lo más importante es la investigación.

No se confirmó la presunción de que los reos ya hubieran salido de la Ciudad de México, pero se aseguró que a partir de hoy se normalizaron las visitas de familiares a los reclusos.