La metamorfosis de Meade, AMLO y Anaya; borrón y cuenta nueva, obligación de bancos

La segunda parte de la campaña presidencial presenta a los tres candidatos punteros con nueva imagen.

José Antonio Meade Kuribreña es otro.

La llegada de René Juárez Cisneros a la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) sí fue un revulsivo.

Ha cambiado su actitud, su discurso, su presencia.

Ha bajado de peso. Le recortaron el cabello. Modernizaron su guardarropa.

Andrés Manuel López Obrador ha suavizado el discurso.

Ha matizado, por ejemplo, su posición en torno al nuevo aeropuerto.

Su amenaza de detener las obras y echar abajo todo pasó a ser un  yo no lo dije: se revisarán los contratos y, donde haya irregularidades y presunta corrupción, se cancelarán.

Su enfrentamiento con los empresarios, a los que tildó de rateros y vividores, se diluyó hacia una posición conciliadora, y hasta aseguró que son sus cuates. Buena relación, pura camaradería… con los rapaces.

Se combatirá la corrupción, sólo la corrupción, ha dicho.

Tatiana Clouthier y Yeidckol Polevnsky están convertidas en sus bomberas. Sus apagafuegos.

Si el tabasqueño consigue la victoria, tendrá que levantarles un monumento a ambas.

Cuando se equivoca y vuelve a asumir su posición radical y peligrosa para la causa, ellas lo solucionan.

Y Alfonso Romo y Mario Delgado.

¡Qué forma de atajar el agua del tinaco, antes de que se inunde la casa!

Y Ricardo Anaya Cortés, que ha dejado de atacar a López Obrador y a Meade Kuribreña y ha tratado de hacer propuestas.

Ha aprovechado el vuelo que le dio su triunfo en el primer debate, allá por abril, y poco a poco, con ese discurso hilvanado, su mayor atractivo, ha ganado puntos.

Y pian pianito se ha acercado a López.

La distancia es aún grande, pero aún quedan 44 días de campaña.

Al segundo de tres debates del próximo domingo en Tijuana, Baja California, Meade llegará renovado.

El ex secretario de Hacienda y Crédito Público modificó hasta su modo de andar.

Dejó de estar hablando todo el día de López Obrador y se ha dedicado a hacer propuestas.

Populismo, sí, pero efectivo.

Populismo, sí, como el de López Obrador.

Incorporar a 2 millones de familias a Prospera y becar a sus hijos preparatorianos.

Hacer deducible la colegiatura hasta universidad.

Un salario rosa como el del Estado de México: mil 200 pesos mensuales a las amas de casa.

IMSS a trabajadoras y trabajadores domésticos, que se calculan en tres millones.

La distancia entre él, Ricardo Anaya y Andrés Manuel López es aún grande.

Difícil conocerla, porque las encuestas suelen errar.

Algunas mantienen al tabasqueño a 20 puntos de Anaya y Meade. Otras, los acercan a sólo 6 y 9 puntos, respectivamente.

Por eso, el debate del domingo próximo en Tijuanita será clave para definir la elección.

El segundo de tres encuentros, cuando falten 41 días para la elección.

Interesante ver la estrategia de los tres punteros.

Margarita y El Bronco son sólo un mal chiste.

Si les alcanzará el tiempo a Meade y a Anaya para regresar, sólo se sabrá el 1 de julio.

Por lo pronto, hoy se llevará a cabo en Polanco reunión de consejeros de Bancomer con los presidenciables.

No acude López.

Borrón y cuenta nueva

¿Qué sucedió con el sistema financiero mexicano?

El Banco de México (Banxico) asegura que el hackeo que sufrieron al menos cinco bancos y que derivó en un robo de 400 millones de pesos no pone en riesgo el dinero de los clientes.

Nomás eso faltaba.

El dinero, los fondos, el billete de los ahorradores y de quienes tienen una cuenta para manejarlo, sean personas físicas o morales, no tendría porque estar en peligro.

Los responsables de resguardarlo son, precisamente, los bancos.

El gobierno federal debe dar una especie de tregua a los usuarios y a los clientes de la banca, que desde finales de abril viven problemas con transferencias, principalmente los llamados SPEI (Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios), que han causado intereses moratorios y alterado el equilibrio y el ritmo de sus finanzas.

A Rusia

Ernesto Cordero, el frustrado candidato presidencial del Partido Acción Nacional (PAN) hoy senador y presidente de la Mesa Directiva con el apoyo del Partido Revolucionario Institucional (PRI), ya está en Rusia.

No, aunque quisiera, seguro, no se fue ya al Mundial de futbol.

El joven al que seis mil pesos le alcanzan hasta para casa chica -eso dijo cuando fue secretario de Hacienda con Felipe de Jesús Calderón Hinojosa-, se nos fue de gira a Moscú, a afianzar los lazos parlamentarios, de amistad y de cooperación con el país que gobierna Vladimir Putin, el reelecto y democrático mandatario.

El tour del incondicional de Felipe Calderón Hinojosa seguramente producirá grandes beneficios para México.

Y pus que, de pasadita, se traiga los boletos para el mundial, que arranca precisamente dentro de un mes.

Vámonos:

Alejandra Barrales y Claudia Sheinbaum, punteras en la CDMX, velan armas. Mañana será el segundo debate de los candidatos al gobierno capitalino.

albermontmex@yahoo.es       @albermontmex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *